Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El consumo de áridos para construcción creció un 6,6% en 2018

El consumo de áridos para construcción creció un 6,6% en 2018

El año 2018 se ha cerrado con un crecimiento del 6,6%, para un consumo total de áridos naturales para la construcción de 121 M de toneladas. No obstante, se ha experimentado en el ejercicio una desaceleración respecto a las perspectivas iniciales, aunque se mantienen variaciones territoriales importantes, según los datos expuestos por el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana (CEV), Salvador Navarro, en la clausura de la asamblea general de la Asociación de Empresas de Áridos de la Comunitat Valenciana (Arival). A esta cantidad hay que añadir 1,7 M de toneladas de áridos reciclados y 0,7 M de toneladas de áridos artificiales. El consumo total de áridos para la construcción alcanzó los 123,3 M de toneladas. El crecimiento del consumo de áridos para la construcción, en 2018, muestra una evolución territorial positiva en la gran mayoría de Comunidades Autónomas, retrocediendo únicamente en la Región de Murcia (-5,8%). Castilla y León (+3,3%), Cantabria (+3,3%) y Extremadura (+0,8%) son las Comunidades Autónomas con el crecimiento más débil. Por el contrario, Galicia (+13,3%) lidera el crecimiento, seguida de Madrid (+8,6%), la Comunidad Valenciana (+8,6%), Navarra (+8,3%), La Rioja (+8,1%) y el Principado de Asturias (+7,9%) que han tenido un comportamiento más positivo en crecimiento porcentual, aunque las variaciones absolutas en volumen de consumo son todavía muy pequeñas.

Aplicando la media europea por habitante, el país debería consumir, al menos, unos 240 M de toneladas, es decir, cerca del doble del valor registrado en 2018. Desde 2006, cuando el consumo de áridos por habitante en España era uno de los más importantes de Europa, con cerca de 12 toneladas / habitante / año, esta cifra ha sufrido una reducción considerable. A pesar del incremento de 2018, hasta las 2,6 toneladas / habitante / año, sigue netamente por debajo de la media europea (5,4 toneladas / habitante / año). Estos valores siguen siendo más propios de países subdesarrollados del tercer mundo que de una economía occidental integrada en la UE como la española. La desaceleración económica general y la ausencia de una planificación a medio y largo plazo, han llevado a todos los sectores de productos de construcción a revisar a la baja las buenas perspectivas iniciales. En este sentido, a estas alturas del ejercicio, se prevé un crecimiento del consumo de áridos del 5% para el conjunto del país, con muchas desigualdades territoriales.



Compartir por e-mail

Suscríbete a nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters