Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La rehabilitación es un yogur

La rehabilitación es un yogur

Aunque no lo parezca, la rehabilitación es un yogur. No porque sea la leche, que también. Sino porque se trata de un producto que tienen que comprar quienes cada semana acuden al supermercado en busca de yogures, frutas, pescado. O deciden cualquier otra partida de gasto familiar o individual. En el yogur el protagonista no es el ganadero, ni la lechería, ni los químicos, ni el transportista, ni el supermercado... Es siempre el cliente. El cliente es el jefe, también en rehabilitación.

En la práctica, la rehabilitación es un producto que compite en el gasto de los hogares con otros semejantes en naturaleza y beneficios esperados. Y en esta competición siempre ha salido perdiendo. El parque envejece a una tasa anual del 1,8% y se renueva al 0,12%. Si atendemos a la potencialidad de este mercado, la rehabilitación muestra una actividad real del 3% sobre un potencial 100. El mercado potencial es aquél cuyo nivel de actividad 100 permitiría que la antigüedad media del parque de vivienda quedara estabilizada en torno a los 50 años. Estamos a años luz, por eso decimos que cuando compite con otras partidas de gasto de los hogares, siempre pierde.

Los agentes del sector e instituciones agitamos un mantra que se ha convertido en dogma: la gran barrera es la vivienda plurifamiliar. Voy a meterme en un charco, pero es verano y el agua es bienvenida… sin duda es una barrera muy importante pero, ¿tanto como para bloquear el 97% de la actividad potencial?

En España no hay mercado de rehabilitación porque no se han diseñado políticas efectivas para la rehabilitación. Como consecuencia, los agentes privados no han visto un entorno de oportunidad para invertir en el desarrollo de este mercado y el usuario final vive ajeno a él. Su desapego es fácil de medir, la tasa efectiva de rehabilitación (0,12%). Los fondos europeos representan una oportunidad por la que todo debe cambiar.

Va a haber un producto ganador compuesto por ayudas directas, incentivos fiscales, ahorros cuantificables, productos financieros de respaldo, garantías para comunidades de propietarios, etc… Va a generarse el producto; ahora hay que transmitirlo al mercado, comercializarlo debidamente y servirlo en tiempo y forma. Hay que desarrollar un proceso de venta adecuado. Y para ello deben darse las condiciones suficientes para que el mayor número de agentes del sector se perciban a sí mismos como actores que pueden desarrollar un papel relevante en su espacio de mercado.

Conceptos nuevos como “llave en mano” o “agente o gestor de rehabilitación” apuntan en esta dirección. Sin embargo, la ambigüedad y falta de definición, unido a la ausencia de un modelo de tramitación que aúne rigor con accesibilidad pueden suponer una barrera para las empresas pequeñas o muy pequeñas. El problema es que esta realidad representa en torno al 95% del tejido empresarial real.

Dentro de estos posibles agentes encontramos las empresas especializadas en el comercio de materiales, con una gran capilaridad, conocimiento y espacios de atención al cliente y usuario diseñados para atender la demanda tanto profesional como particular. Y este es un factor diferencial, porque con una adecuada articulación en la cadena de valor podemos configurar un ecosistema orientado al usuario, pero también al reciclaje profesional y transferencia de buenos hábitos y valores.

Cadena de valor

Ya no estamos en el tiempo de las cadenas de suministro, sino en la necesidad de impulsar una cadena de valor. Mientras el concepto de suministro implica un traslado, el del valor conlleva transferencia. Las cosas se trasladan y el conocimiento se transfiere. El progreso es la transferencia eficiente de conocimiento.

Aquí tenemos un reto importante para la modernización del sector en la generación de valor tanto económico como social. Una integración de agentes en una estructura de valor que sirva de palanca para la transformación tanto del valor generado como del percibido.

Por esto es importante que instituciones y agentes nos pongamos manos a la obra para crear un producto seductor a ojos de los usuarios y un entorno donde podamos comercializarlo de manera útil, accesible, segura, rentable, aspiracional…

En breve el producto estará ahí. Puede incluso que nos lo quieran quitar de las manos para aprovechar la oportunidad que brindan las ayudas comunitarias. Pero resulta preocupante el diseño de las políticas de rehabilitación, que si no son concebidas a largo plazo, pueden ponernos en un brete una vez la inercia de los fondos se agote.

A partir del próximo año se generará la idea de que quien no rehabilite estará perdiendo una gran ocasión. Y será cierto.

En este marco, los puntos de venta a nivel local son conocidos y reconocidos, constituyendo un punto natural de encuentro entre oferta y demanda, entre profesionales y particulares. De ahí la importancia de trazar alianzas con profesionales. Y de saber cómo tejerlas y capitalizarlas. Y es que las tiendas de materiales constituyen una capacidad instalada de enorme valor para servir como agente comercializador de este mercado.

Para ello es fundamental la formación especializada, técnica y comercial. Que desde Andimac queremos potenciar a través de acuerdos como el firmado recientemente con Anfapa, bajo el que desarrollaremos distintas iniciativas conjuntas dirigidas a reforzar las iniciativas públicas de fomento de la rehabilitación energética y mejorar sus niveles de ejecución.
 
Ambas organizaciones hemos fijado varios ejes de actuación, siendo prioritaria la formación y especialización, impulsando la cualificación de los almacenes de distribución como centros especializados en asesoramiento sobre rehabilitación energética, con especial atención al sistema SATE.

Y es que gracias, sobre todo, a la formación; las tiendas de materiales pueden convertirse en ejes vertebradores para la transmisión de buenas prácticas y puntos de referencia en asesoramiento en rehabilitación y reforma: un producto que es la leche, como el yogur.

Sebastián Molinero, secretario general de Andimac



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters