Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

KPMG responsabiliza a la dirección de Pescanova de la manipulación de sus cuentas

El agujero patrimonial es de 927 M€ y la deuda financiera de 3.281 M€

KPMG responsabiliza a la dirección de Pescanova de la manipulación de sus cuentas

Grupo Pescanova presentaba a 31 de diciembre de 2012 un agujero patrimonial de 927 M€ y su deuda con entidades de crédito alcanzaba los 3.393,8 M€. La foto del balance al cierre del ejercicio 2012 incluye unas pérdidas consolidadas de 950,8 M€, un Ebitda de 87,4 M y un resultado de explotación de 24,8 M, todo ello en función de unas ventas netas de 1.735 M€. Son los datos más relevantes del esperado informe forensic llevado a cabo KPMG, del que Deloitte ha extraído un primer grupo de conclusiones que presentó la pasada semana a la CNMV. Sobre cómo se llegó a esta situación, KPMG afirma que entre los ejercicios 2010 y 2012 -el periodo que ha sometido a estudio- la dirección de Pescanova diseñó y ejecutó prácticas contables cuyo objetivo era presentar una deuda financiera inferior a la real y, consecuentemente, una cifra de resultados superior a los realmente generados. Estas operativas y prácticas, continúa el informe, no fueron fortuitas, sino que fueron resultado de una planificación de forma consciente que se han venido realizando durante varios años por parte de la dirección de Pescanova. KPMG señala que existen indicios fundados de que determinadas personas de la cúpula directiva de Pescanova han instruido, ejecutado, llevado a cabo o conocido, en mayor o menor medida, dichas prácticas. Las directivos señalados son Manuel Fernández de Sousa, presidente de la compañía, Alfonso García Calvo, exadministrador solidario de Novapesca Trading, Alfredo López Uroz, jefe de administración de la matriz, Antonio Taboas Moure, director financiero ya jubilado, Carlos Turci Domingo, director financiero, y Joaquín Viña Tamargo, jefe de auditoría y responsable de consolidación del grupo.

Según KPMG, la multinacional se financiaba durante los últimos ejercicios a través de prácticas como la formalización de créditos documentarios sin que existieran transacciones reales con mercancía, mediante la utilización de estructuras societarias instrumentales que generaban financiación y resultados ficticios, o utilizando líneas de factoring dispuestas sin sustancia económica, prácticas todas ellas que pueden ser consideradas como irregulares desde un punto de vista contable y financiero. Por su parte, Deloitte afirma que estas conclusiones serán consideradas a la hora de formular las cuentas anuales del ejercicio 2012 y se reserva el derecho a adoptar las medidas que resulten oportunas tras el análisis del informe, dando en su caso traslado a los órganos competentes.

Sigue creciendo el número de filiales en concurso

A pesar de la contundencia de los datos recogidos en el informe forensic, Deloitte ha señalado que las irregularidades en la gestión de los últimos años no afectan sustancialmente a su esquema de trabajo, tendente hacia una salida del concurso mediante convenio. Este esquema se ha basado en las últimas semanas en dos ejes fundamentales, lograr el apoyo de la banca acreedora, con la que firmaba a finales de junio una línea de crédito de 56 M, y continuar protegiendo su estructura societaria a través de nuevas declaraciones de concurso de acreedores. Así, la principal comercializadora del perímetro de Pescanova, Pescafina, ha sido declarada en concurso por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Pontevedra. Pescafina, que fue la primera filial del grupo en acogerse el pasado 8 de abril al artículo 5 bis de la Ley Concursal, aportaba al cierre de 2011 el 30% de la cifra de negocios del grupo, un total de 504,25 M€, cifra que se habría visto aumentada hasta los 661 M€ en 2012, según apuntaba Faro de Vigo, al incrementar el volumen de toneladas comercializadas en un 23% hasta las 81.547 t. En sus últimas cuentas presentadas, Pescafina presentaba un pasivo de 156,29 M€, que incluía deuda financiera a corto plazo por valor de 47,89 M€ y de 9,05 M€ a largo. Pescafina se suma en la situación de concurso a la matriz del grupo y a las filiales argentina, chilena y brasileña, además de a Acuinova, con sede en Ayamonte (Huelva), y dedicada al cultivo de langostino y dorada.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters