Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

25 bodegas concentran el 90% de las visitas enoturísticas en España

25 bodegas concentran el 90% de las visitas enoturísticas en España

El negocio del enoturismo está enormemente concentrado en España , según un estudio realizado por turismodevino.com, que concluye que el total de visitas a bodegas que se realizan en España se concentran en menos de un 1% de las mismas. Esta realidad se constata en todas las DO y en todas las regiones por igual.

Las estadísticas de Acevin, entidad que audita las visitas de las bodegas inscritas en las Rutas de Vino de España, muestran unas cifras cercanas a 1,5 M de visitas anuales (no todas las bodegas que ofrecen esta opción están inscritas en las Rutas del Vino), de las cuales el 90% se dirigen a únicamente 25 bodegas, entre las que destacan las ubicadas en el Marco de Jerez (lideradas por Gonzalez Byass), los tres grandes grupos vitivinícolas catalanes (Freixenet, Codorníu y Torres), junto a otras como Protos (en Ribera del Duero) y Marqués de Riscal (en la Rioja Alavesa).

Según el informe, el enoturismo se entiende en su mayor parte como la visita a una marca reconocible. En otros países, la curiosidad del consumidor es mayor y las motivaciones para realizar una visita incluyen el diálogo con los productores, algo aún poco frecuente en nuestras denominaciones de origen, si bien son ese tipo de visitas las que generan más venta de vino.

Muchas bodegas pequeñas se nutren de las visitas a las que no pueden dar respuestas las marcas más grandes. "La reserva es fundamental en las grandes bodegas para asegurar la visita el día y hora deseada. ¿Qué ocurre si un turista llega sin reserva a una bodega ya completa? Termina por lo general visitando una bodega cercana menos conocida", explica Luis Lechuga, fundador de turismodevino.com.

"Muchas bodegas pequeñas no ven con buenos ojos la inversión en enoturismo al entender que las cifras de visitantes no serán muy altas y, por tanto, tampoco las ventas", señala Lechuga. No obstante, "ofrecer un curso de cata con los propietarios o una actividad específica para la vendimia son cosas impensables en bodegas grandes que carecen de la flexibilidad de bodegas pequeñas. Éstas deberían buscar la calidad en el turista que les visita y realizar actividades que atraigan a consumidores curiosos que puedan vincularse a sus marcas", añade Lechuga.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters