Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Kellogg recorta las emisiones de gases de efecto invernadero

Kellogg recorta las emisiones de gases de efecto invernadero

Kellogg ha logrado reducir en dos años las emisiones de gases de efecto invernadero en un 47% en su planta de Valls (Tarragona), en el marco de sus Compromisos Globales de Sostenibilidad puestos en marcha en diciembre de 2015. El líder mundial en producción de cereales de desayuno comunica sus avances en este sentido con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, que se celebra el 5 de junio.

Además, entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017, la planta de producción de Kellogg en Valls ha reducido el consumo de energía en un 5%; el consumo de agua en casi un 10%; y el desperdicio alimentario y la generación de residuos en un 6%.

Kellogg se unió a la iniciativa global RE100 en septiembre de 2017, comprometiéndose así a usar energía 100% renovable para el año 2050. RE100 es una iniciativa global de colaboración que trabaja para aumentar de manera masiva la demanda y el suministro de energía renovable y en la que ya participan más de 100 empresas comprometidas con la electricidad 100% renovable. En la actualidad toda la electricidad consumida por Kellogg en Valls, que supone un 32% del total de la energía utilizada en la planta, ya procede de fuentes de energía renovable.

La responsable de Sistemas de Medio Ambiente, Salud y Seguridad de Kellogg en la planta de Valls, Montse Rius, ha destacado que los Compromisos Globales de Sostenibilidad de la compañía “están enfocados en la conservación de los recursos naturales; en concreto estamos reduciendo el uso de energía, de agua y la generación de residuos”. “Tenemos el objetivo de sostenibilidad muy claro. Para el año 2020 hemos de reducir estos parámetros en un 15%", ha indicado.

Rius señala que en la planta de Kellogg en Valls ya en 2010 se alcanzó el objetivo de no tirar residuos al vertedero. Desde entonces se sigue trabajado continuamente para que los desperdicios que se generan se reciclen, para lo que se han instalado contenedores de reciclaje con separación de residuos, o se reutilicen dentro de la misma planta. A modo de ejemplo señala que, "reutilizamos las cajas que contienen los paquetes de cereales hasta cinco ciclos y encima no tienen tapa, con lo que ahorramos cartón". Todas estas actuaciones han conseguido reducir la generación de residuos en casi un 6% entre 2015 y 2017.

Respecto a la reducción del consumo de energía, el responsable de Sistemas de Control de Kellogg en Valls, Emili Angles, detalla que se han instalado novedosos sistemas que miden en tiempo real el consumo de cada máquina. Ahora se detecta si la máquina está consumiendo durante los paros por mantenimiento o limpieza, o en momentos sin producción en los que debería estar parada, y se apaga de inmediato.

Emili Angles explica que para reducir el consumo de agua se han instalado medidores de consumo en puntos clave del proceso que permiten detectar fugas en la red de agua. También se han automatizado los equipos de limpieza, y así se ha conseguido ya un ahorro de casi un 10% desde 2015.

La planta de Kellogg en Valls (Tarragona) elabora una amplia gama de cereales de desayuno, más de 200 M de paquetes al año, para ser comercializados en España y en más de 20 países europeos y de Oriente Medio.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters