Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Freixenet redujo beneficios un 87% en su último ejercicio sin Henkell

Freixenet redujo beneficios un 87% en su último ejercicio sin Henkell

Las ventas del Grupo Freixenet en su último ejercicio, cerrado en abril de 2018, apenas un mes después de que se hiciese efectiva la venta del 50,6% del capital a la alemana Henkell International, mejoraron ligeramente respecto al ejercicio anterior, si bien sus resultados fueron peores. Así, la cifra de negocio consolidada se situó en 542,25 M€, un 1,3% más, pero los beneficios netos pasaron de 8,4 M€ en 2017 a apenas 1,06 M en el último año y los de explotación de 11,8 M a 3,01 M€.

Esta caída es explicada por la empresa en su Memoria por el incremento del precio de la materia prima, que habría reducido un 3,6% el margen bruto consolidado; y del resultado financiero, que empeoró en 3,5 M, por las diferencias de cambio.

Al cierre del ejercicio 2018, el grupo Freixenet mantenía unas deudas con los bancos a largo plazo de 43 M€ y a corto de 299 M. No obstante, Henkell se ha puesto manos a la obra para cancelar en torno a dos tercios (unos 200 M) de esta deuda bancaria, a la par que se dejan de renovar líneas de crédito y se amortizan los créditos según lleguen las fechas de vencimiento.

Freixenet, en su Informe de Gestión, destaca además que "los costes de personal (1.824 trabajadores a cierre de abril-2018) se han mantenido estables y se aprecia una ligera disminución de los gastos exteriores como consecuencia de la política de contención de gastos".

Las exportaciones aportan el 80% del volumen de negocio

El líder español en cavas y vinos obtuvo el 80% de su facturación por las exportaciones, que se situaron en un total de 432,15 M€ (+1,5% respecto al año anterior) especialmente a países de la UE (281,4 M€), mientras que las ventas nacionales repuntaron apenas un 0,8%, hasta superar ligeramente los 110 M€.

El desglose de las ventas por línea de producto es muy similar en los dos últimos ejercicios y sitúa el "cava y sparkling" en primer lugar, con un 65,2% del total, seguido del vino tranquilo (31,8%).

Freixenet apunta en su Informe de Gestión, como "elemento diferenciador" más importante para el ejercicio en curso, el inicio de la colaboración con Henkell y el "establecimiento conjunto de planes comunes para la obtención de sinergias y la cooperación en todos los ámbios empresariales".

La familia Ferrer compra las bodegas de vino tranquilo

En cuanto a la sociedad individual Freixenet, los resultados fueron aún más desfavorables, con pérdidas de 3,55 M€ frente a beneficios de 6,6 M un año antes. Las filiales Castellblanch, Segura Viudas y René Barbier se mantuvieron en pérdidas (3,57 M, 2,55 M y 507.000 €, respectivamente). Conde de Caralt, en cambio, consiguió beneficios, si bien inferiores a los del año anterior, al igual que Canals y Nubiola. Precisamente, estas dos últimas, junto a Rigol (explotación de fincas), Freixenet Retail (gestión de las tiendas situadas en su sede, en Sant Sadurní, y en el centro de Barcelona) y Corporación Mercantil Celes (gestión de activos patrimoniales) van a ser absorbidas por la cabecera del grupo, según ha informado al Resistro Mercantil el grupo.

En cuanto a la desinversión en vinos tranquilos, que ya anunció el grupo Henkell Freixenet a finales del pasado año, se ha ido concretando en estas primeras semanas de 2019. En concreto, Pedro Noguer Ferrer, de la familia Ferrer, pagará 15 M€ para hacerse con las bodegas de Rías Baixas (Bodegas Vionta), Ribera del Duero y Rueda (Valdubón), Rioja (Solar Viejo de Laguardia), Priorat (Viticultors del Priorat), Montsant (Viñas del Montsant) y Argentina (Finca Ferrer). Todas ellas, que sumarían un volumen de más de 5 M de botellas anuales de vino, se unificarán bajo el nuevo Grupo Ferrer Miranda, según detalló Expansión, y sus marcas seguirían siendo comercializadas por Freixenet.

A ellas se unen Can Sala (elaboradora de cava) y La Freixeneda (vinos con DO Catalunya), proyectos que ya estaban siendo liderados por el propio José Ferrer, junto a sus cuatro hijos, y que se integran bajo la sociedad de nueva creación Fourfer2018 (capital social de 3.000 € y fecha de constitución en julio de 2018).

En las cuentas presentadas por el grupo Freixenet, correspondientes a abril de 2018, la bodega Vionta presenta beneficios de casi 131.000 € (-54% respecto al ejercicio precedente); mientras Valdubón y Solar Viejo también los reducen en más de un 20%, hasta los 478.000 € y 534.000 €, respectivamente. Viñas del Montsant y Viticultors del Priorat (ambos propiedad en un 50% del grupo) bajan casi un 30% (83.500 €) y un 50% (14.500 €), respectivamente sus resultados.

Además de la bodega argentina, que pasa a formar parte del grupo de Pedro Noguer, Freixenet estudia la venta de las filiales que tiene en Australia y Francia (Yvon Mau)



Compartir por e-mail

Suscríbete a nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters