Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La industria alimentaria pide que los fondos europeos se destinen a transformar la economía española

La industria alimentaria pide que los fondos europeos se destinen a transformar la economía española
Antonio Garamendi, presidente de Ceoe y Carlos Moro, presidente del Grupo Matarromera

"Hay que asegurar que los fondos llegan de manera eficaz a las cadenas de valor de todos los sectores claves", asegura Paulo Soares, presidente de Campofrío en su intervención en la cumbre "Empresas Españolas liderando el Futuro" que organiza estos días la Ceoe. En el turno de la industria alimentaria, el destino y aprovechamiento de los fondos europeos fue una de las demandas más repetidas. Carlos Moro, el presidente de Grupo Matarromera, apuesta porque este dinero se destine a "un fomento de la exportación, una mejora de las infraestructuras que permitan la digitalización efectiva en todo el país, incluyendo las áreas rurales, y una apuesta por la sostenibilidad". Por su parte, Antonio Hernández Callejas, presidente de Ebro, demandaba inversión en los sistemas sanitario y educativo, pero también en conseguir "un contexto económico menos dependiente del turismo y la construcción". Una mejora de la situación industrial para la "que es esencial el conocimiento científico", sin olvidar que "los fondos europeos no son gratis. Cuidemos y administremos bien".

Otra de las peticiones unánimes al gobierno fue para que colaborase con las empresas. "Hacer las cosas sin escuchar al que conoce y al que le impacta no facilita que podamos trabajar de una forma adecuada. Reclamamos que vuelva el diálogo institucional y social que nos permita dedicarnos a lo que sabemos hacer", aseguraba Tomas Pascual en su doble condición de presidente de Calidad Pascual y de Fiab. Tomás Fuertes, presidente de Grupo Fuertes reclamó a los políticos que legislen para todos: "resolviendo la parte social y la parte económica, favoreciendo la creación de puestos de trabajo y de riqueza, se resuelven la mayor parte de los problemas". Ignacio Osborne, presidente de Osborne y del Grupo de Marcas Renombradas alertaba de los peligros de no contar con el sector: "las rectificaciones no sólo generan retrasos, sino también mucho desprestigio exterior".

Una de las preocupaciones del sector son los impuestos, tanto los que afectan a las propias empresas como a los consumidores de sus productos. "Los empresarios estamos dispuestos a asumir una reforma fiscal justa, pero no confiscatoria", asegura Antonio Hernández, que pide que contribuya a la creación de tejido industrial. Se piden exenciones que favorezcan la inversión, la innovación y las exportaciones, sin olvidar tampoco al consumo nacional."Necesitamos que la gente se anime a consumir" defiende Tomás Pascual, para quien impuestos medioambientales o que afecten a ciertos tipos de productos sólo retrasarían la recuperación. Y junto a una política fiscal proporcionada se exige seguridad jurídica, mantenimiento de la unidad de mercado, evitar desventajas competitivas con terceros países y mantener la flexibilidad laboral.

Atender a las nuevas demandas

El presidente de Ebro reflexionaba sobre como la pandemia ha permitido valorar qué es esencial: "nuestro modelo económico tiene un exceso de consumismo. Durante estos meses hemos comprado menos ropa, porque estábamos en casa. ¿Es necesario este hiperconsumismo para que nuestra economía salga adelante?" para concluir que "no se puede estresar y agotar los recursos naturales de manera indefinida". Junto a la sostenibilidad se apunta a otros factores que exigen la transformación de las empresas, como la digitalización, la implantación de la industria 4.0, el desarrollo de alimentos más saludables, el aumento del delivery y del e-commerce y la internacionalización. Respecto a esta última, se reclama ayuda para las compañías afectadas por el Brexit y vigilancia con la evolución de la situación en Estados Unidos. Además, José Domingo Ampuero, presidente de Viscofan, alertaba sobre la situación en China: "no sólo no hay una recuperación en V, sino que la propia recuperación en U está cuestionada".

Hubo espacio también para reivindicar el papel del sector durante el confinamiento y el papel de los empresarios en la sociedad. Tomás Pascual recordó que España ha sido, junto a Canadá, el país que menos roturas de stock ha sufrido durante todo el confinamiento: "la cadena de valor alimentaria ha dado la cara, abasteciendo en momentos de gran tensión, garantizando la seguridad de sus trabajadores". Carlos Moro reclamó que la función social del empresario sea valorada, ya que "el crecimiento sólo puede venir por la creación de más empresas, el emprendimiento y colocar al empresario en el centro". Y Tomás Fuertes animó a quien está valorando emprender: "ser empresario es fácil, está al alcance de cualquiera. No hace falta tener los estudios de un médico o un ingeniero. Gran parte de empresas han nacido del trabajo, de la humildad, de hacer las cosas bien".



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters