Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Nace la certificación de Bienestar Animal Ternera Gallega

Nace la certificación de Bienestar Animal Ternera Gallega

Tras más de un año trabajando en su desarrollo, a partir del próximo mes de abril se podrá encontrar en carnicerías y supermercados productos bajo la Certificación de Bienestar Animal Ternera Gallega. Esta nueva iniciativa se puso en marcha a finales del año 2019, cuando el Consejo Regulador tomó la decisión de certificar el bienestar animal en las explotaciones ganaderas, durante el transporte de los animales y en las industrias inscritas en la IGP Ternera Gallega. Durante el año 2020, se aprobaron sus directrices y se comenzó a implantar desde el pasado otoño, siguiendo las especificaciones de bienestar animal definidas por el Farm Animal Welfare Council y por el propio reglamento de la IGP, que ya establece unos requisitos mínimos de acuerdo con la tradición cárnica gallega y con lo recogido en la legislación vigente, que se vienen verificando desde hace años.

Tal y como lo define Jesús González Vázquez, presidente de las IGP de Carne de Vacuno de Galicia, se trata de "un paso más en el esfuerzo constante por ofrecer a los consumidores las máximas garantías sobre el origen y calidad de la carne certificada por la Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega, y sobre su obtención mediante unos sistemas productivos donde el cuidado de los animales y el respeto de su bienestar es una cuestión primordial".

Con la nueva certificación, el Consejo Regulador da un paso más y define unas condiciones de bienestar animal más amplias y específicas para los terneros inscritos, detallando su sistema de control y certificación. Ternera Gallega quiere dar así respuesta a la creciente demanda de la distribución y de los consumidores, cada vez más preocupados por la crianza y el cuidado de los animales, y también situarse en la línea marcada por la Unión Europea en la estrategia “De la granja a la mesa” prevista en la nueva PAC, para que la sociedad tenga acceso a alimentos que se obtienen cumpliendo altos estándares de seguridad, calidad y bienestar animal.

La IGP Ternera Gallega cerró 2020 en positivo

Coincidiendo con la presentación de la nueva certificación, el Consejo Regulador ha hecho públicos los datos correspondientes al año 2020. En el contexto de pandemia, las cifras de actividad en el marco de la IGP Ternera Gallega fueron positivas. La Denominación cerró el ejercicio creciendo en el campo y en el mercado y así lo constatan tanto la cifra de explotaciones activas y el número de terneros identificados, como el número de canales certificadas y la cantidad de carne que se comercializó bajo el amparo de Ternera Gallega. En el caso de la IGP Vaca Gallega/Buey Gallego se produjo un estancamiento de su actividad, que debe contextualizarse en el marco de la situación vivida, ya que la carne de vacuno mayor resultó muy afectada por el cierre de la restauración y la hostelería. En lo que respecta a la situación económica del sector de vacuno de carne, el año 2020 fue difícil para todos, ya que en el campo los precios de los terneros bajaron y no llegaron a recuperarse, y en las industrias la puesta en marcha de medidas preventivas y sanitarias provocó gastos que repercutieron negativamente en sus márgenes comerciales.

Por lo que se refiere a la carne de ternera, el número de explotaciones ganaderas inscritas y activas creció hasta 8.354 (56 más que en el año anterior) y la cifra de terneros identificados consiguió las 138.230 cabezas. En cuanto a las canales certificadas, la cifra fue de 99.238; mientras que el volumen de carne comercializada bajo el amparo de la IGP subió hasta 22.562 t. En consecuencia, hubo un crecimiento sustancial de Ternera Gallega en el mercado, por encima del 6 %. Con respeto al valor económico en primera venta de la carne comercializada, éste fue de 126 M€. En lo que respecta al sector industrial, están inscritas en la IGP 96 empresas, manteniéndose constante el número de mataderos y el de salas de despiece y comerciales cárnicas.

Por contra, hay que resaltar la bajada significativa de los precios en origen, con menguas que oscilaron alrededor de 0,30 ‐ 0,50 € / kg canal en los meses de abril, mayo y junio, poniendo a muchas explotaciones en peligro de subsistencia. A partir del mes de julio hubo una cierta mejoría, pero no llegaron a recuperarse en su totalidad los precios en origen a los niveles que había antes de la pandemia.

Peor comportamiento para la Indicación Geográfica Protegida Vaca Gallega/Buey Gallego 

En el caso de la IGP Vaca Gallega/Buey Gallego, la coyuntura derivada de la crisis sanitaria hizo que se ralentizara la actividad y sólo se identificaran 2.071 animales (1.820 vacas y 251 bueyes); y también que se estancara la comercialización, con 443 canales certificadas, que sumaron 186 t de carne amparada por la IGP. "Estas cifras es necesario reactivarlas", ha señalado el presidente del Consejo Regulador, quien ha añadido que "una vez que se supere la pandemia, es fundamental la apuesta de los ganaderos e industrias para generar riqueza para el sector y para evitar, con el apoyo del Consejo Regulador, la picaresca comercial y el mal uso en el mercado y en la restauración del nombre de Galicia; una defensa en la que también se debe involucrar la Administración autonómica".



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters