Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La economía circular que rodea al PVC en la construcción

La economía circular que rodea al PVC en la construcción

Las láminas sintéticas de PVC son cada vez más utilizadas para la impermeabilización de naves industriales y centros comerciales de nueva construcción. De hecho, según datos de Danosa, siete de cada diez cubiertas industriales en Europa se realizan con láminas de PVC, un producto que también se emplea para perfilería, tuberías, cableado…

Y es que está probado que el PVC posee una vida útil de más de 30 años incluso en condiciones climáticas extremas, gracias a su fórmula de plastificantes de alto peso molecular, una particularidad de la que adolecen otras soluciones, cuya duración no está estandarizada y varía en función del criterio de cada fabricante.

Pero, sin duda, un aspecto importante es su sostenibilidad, más aún teniendo en cuenta el reto tan importante que tenemos por delante para reducir los residuos plásticos que, lamentablemente, muchas veces, acaban en el mar. Sin embargo, y en contra de lo que se pueda pensar, el PVC se integra a la perfección en el concepto de economía circular que fomenta el uso responsable de los recursos y la gestión de los residuos.

Una segunda vida

Precisamente, el programa RoofCollect impulsado por la European Waterproofing Association (ESWA) recupera, separa y recicla las láminas de PVC utilizadas en las cubiertas. De hecho, acaba de batir un nuevo récord al reciclar 3.531 toneladas de membranas de impermeabilización en 2018.

Pero, más allá de esta iniciativa, existen otras como el proyecto europeo Remadyl (Grant Agreement: 821136) que cuenta con quince socios en toda Europa entre los que se encuentra la compañía española Danosa. Su objetivo pasa por desarrollar en los próximos cuatro años un proceso tecnológico pionero que permita la transformación del PVC en una nueva materia prima para fabricación de nuevos productos a un precio altamente competitivo, conforme a los criterios medioambientales de la Unión Europea.

Porque no es solo una cuestión pública, el conjunto del sector privado también debe reflexionar sobre el impacto que supone su actividad y actuar para minimizarlo en la medida de lo posible. No hay duda. El sector de la construcción también se recicla y puede lograr un equilibrio entre el desarrollo y el progreso con la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente.

Javier Escudero, responsable de i+D de Danosa



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters