Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La necesidad de implementar soluciones de contención contra el gas radón en las edificaciones

El gas radón procede de la cadena de desintegración radiactiva del radio, que procede a su vez del uranio, y se encuentra presente en los suelos terrestres. Se trata de un gas noble, incoloro, inodoro, insípido, denso (unas ocho veces más que el aire). Además, se trata de un gas muy perjudicial para la salud, ya que es radiactivo y cancerígeno. Terrenos con alto contenido en uranio, como los formados por rocas ígneas (granito) o metamórficas (pizarras, esquistos), son los que exhalan y emanan mayor cantidad de radón.

La necesidad de implementar soluciones de contención contra el gas radón en las edificaciones

El radón emana del terreno y, como gas que es, puede infiltrarse en los edificios a través de discontinuidades del cerramiento o incluso por materiales porosos que lo conformen. Del terreno pasa al aire. No es riesgo al aire libre, (5-15 Bq/m3) pero en un espacio con ventilación limitada, el radón se acumula aumentando su concentración y por tanto su peligrosidad para la salud.

Según las directivas europeas por las cuales se establecen las normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes, y con el objetivo de limitar el riesgo de exposición de los usuarios a concentraciones inadecuadas de radón procedente del terreno al interior de los locales habitables, se establece un nivel de referencia para el promedio anual de concentración de radón en el interior de los mismos de 300 Bq/m 3. Las barreras tipo lámina consideradas válidas tendrán un coeficiente de difusión frente al radón menor que 10 -11 m²/s

Nuevas licencias de obra

Tras el periodo voluntario que abarcaba el primer semestre de 2020, su cumplimiento pasaba a ser obligatorio en la solicitud de licencias a partir del 28 de junio 2020. Esta obligatoriedad ha quedado suspendida por la aplicación del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19, desde el mismo 14 de marzo. Para el cómputo final de este plazo de aplicación voluntaria se deberá añadir a su plazo inicial de seis meses, el periodo (en días naturales) correspondiente a la duración del estado de alarma.

La normativa afecta a edificios de nueva construcción y a la intervención en edificios ya existentes, reformas y rehabilitaciones. Quedan exentos locales no habitables o recintos con bajo tiempo de permanencia, así como locales habitables que se encuentren separados de forma efectiva del terreno a través de espacios abiertos intermedios y donde el nivel de ventilación sea análogo al del ambiente exterior.

Esperando que se solucione cuanto antes esta situación, deberemos estar atentos a la duración del estado de alarma para acogernos a la obligatoriedad de implementar soluciones de contención contra el gas radón en las edificaciones.

La necesidad de implementar soluciones de contención contra el gas radón en las edificaciones

La protección de la salud siempre tiene que ser una máxima a tener en cuenta en todo documento que regule las normas de edificación. Apoyar con soluciones efectivas y aplicables en el mundo real de la obra ha sido nuestro reto y para tal fin hemos diseñado sistemas que permitan a los agentes intervinientes en el proceso de construcción cumplir la doble función de estanqueidad y barrera radón en estructuras enterradas.

Desde Danosa animamos a adoptar esta nueva normativa en los proyectos incluso antes de que entre en vigor su obligatoriedad. Con los temas de salud no se juega y más allá de aspectos estéticos o estructurales, el sector en pleno debe buscar la construcción de edificaciones seguras, sostenibles y confortables para sus futuros ocupantes.

Ruth Fuster es responsable de Impermeabilización bituminosa, sintética y claraboyas de Danosa, empresa que dispone de una gama de productos que cumplen ese rango de valores y comercializa láminas asfálticas certificadas para la protección frente al gas radón



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters