Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Nyesa trata de esquivar la liquidación tras congelarse su proyecto residencial y hotelero en Moscú

La compañía, que superó el concurso de acreedores en 2014, trabaja ahora en una modificación de su convenio y en un nuevo plan de viabilidad

Nyesa trata de esquivar la liquidación tras congelarse su proyecto residencial y hotelero en Moscú

Nyesa, grupo aragonés dedicado a la gestión y desarrollo urbanístico de suelo, promoción inmobiliaria y patrimonio, se encuentra tratando de esquivar la liquidación tras enfriarse un proyecto residencial que iba a promover en Moscú. La razón es que al paralizarse este proyecto (Narva Loft sobre el antiguo complejo industrial Narvskaia), sus cuentas referentes al ejercicio 2019 han tenido que ser modificadas, lo que finalmente le ha supuesto a la compañía cerrar el año 2019 con pérdidas.

Según señala el consejo de administración de Nyesa, "guiados por un criterio de prudencia, este consejo ha decidido clasificar este activo como una inversión inmobiliaria y deteriorar su valor por la diferencia entre el valor del proyecto de desarrollo que estaba registrado y el valor de mercado del activo en base al uso que tiene actualmente". De este modo, se ha registrado un deterioro de 45,62 M€ del valor de la inversión financiera de la sociedad en su filial Marma -encargada de acometer este desarrollo en Moscú-. Como consecuencia de ello, al cierre del ejercicio 2019, el patrimonio neto de Nyesa es negativo (10,10 M€), por lo que la sociedad se encontraría en causa de disolución, tras superar el concurso de acreedores en 2014.

Por este motivo, Nyesa ha anunciado que presentará ante el Juzgado de lo Mercantil de una propuesta de modificación de su convenio de acreedores tras la entrada en vigor de las medidas procesales y organizativas en materia concursal para hacer frente al Covid-19 en el ámbito de la Administración de Justicia. En consecuencia, la dirección está ultimando tanto la propuesta de modificación de su convenio de acreedores como la revisión del plan de viabilidad que la acompañará, "con un nuevo planteamiento de quitas y esperas, y que a su vez incluirá una operación corporativa consistente en una reducción de capital mediante disminución del valor nominal de las acciones, junto con una ampliación de capital que revierta la situación de desequilibrio patrimonial".

Cambios en la legislación rusa y retrasos desde 2018

El proyecto Narvskaia se compone de un complejo de edificios industriales situados en Moscú. La incorporación de este proyecto al grupo se produjo mediante ampliación de capital no dineraria consistente en la aportación del 98,12% de las acciones de Marma, que es la sociedad tenedora de tales activos. La concepción inicial de este proyecto era desarrollar sobre los edificios existentes un complejo de apartamentos para la venta, oficinas, apartamentos con servicios hoteleros, locales comerciales y plazas de aparcamiento, con una edificación total de más de 52.000 m2. Así, estaba previsto la creación de 420 apartamentos, un hotel de 4 estrellas con 80 habitaciones, 5.000 m2 de oficinas, 7.000 m2 de edificabilidad comercial y más de 350 plazas de aparcamiento. La gestión del establecimiento hotelero fue adjudicada al grupo mallorquín Roxa, que también se comprometió a participar minoritariamente en el desarrollo. De igual manera, Grupo Roxa también participa en la gestión y el desarrollo de otro complejo de Nyesa en Costa Rica.

Sin embargo, el proyecto fue modificado en 2018 y no llegó a iniciarse su comercialización como inicialmente estaba previsto. Como consecuencia de estos retrasos, Nyesa pidió un informe a la consultora CBRE sobre la viabilidad del proyecto y el actual valor de dicho activo, así como distintos escenarios de desarrollo. El informe, emitido el pasado 16 de junio, evidencia, según Nyesa, "algunas cuestiones tan notables, como un cambio legislativo en Rusia que entró en vigor el 1 de julio de 2019, en virtud del cual ya no resulta viable la autofinanciación del proyecto con cargo a los anticipos de clientes, pues desde la reseñada fecha los promotores rusos tienen obligación de depositar en una cuenta garantizada los ingresos provenientes de las ventas, lo que impide su aplicación para sufragar gastos de construcción. En consecuencia, el proyecto Narvskaia pasa a requerir financiación que, de conformidad con las condiciones del mercado hipotecario ruso, pasaría por una ratio de apalancamiento no superior al 70% (a un tipo de interés aproximado del 11%), lo que conlleva unas necesidades de fondos propios que hacen inviable el desarrollo del Proyecto Narvskaia en el corto plazo.

Nyesa consolidó ventas de 5,71 M€ en 2019, frente a los 22,18 M€ del año anterior, con un resultado negativo de 24,63 M€ y una plantilla de 67 empleados.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters