Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La Iglesia de los Sagrados Corazones recupera medio siglo de vida de la mano de Propamsa

La Iglesia de los Sagrados Corazones recupera medio siglo de vida de la mano de Propamsa

En los años 60, el antiguo templo de estilo neomudéjar de la calle Padre Damián de Madrid daba paso a la Iglesia de los Sagrados Corazones, un templo diseñado por el arquitecto Rodolfo García Pablos González-Quijano, que ya cuenta con más de medio siglo de historia. Pero con el paso del tiempo, aunque la razón de su origen y el sentido de su fundación se mantienen intactas, su estado y aspecto exterior han necesitado la intervención de productos de Propamsa, experta en soluciones innovadoras para una construcción saludable. Prueba de ello es la vidriera de hormigón de su fachada, que, aunque es capaz de crear espectaculares juegos de luz en el interior del templo, ha necesitado someterse a una rehabilitación por la presencia de fisuras.

Con ese fin, primero se analizó el estado del hormigón armado que compone la fachada de vidrio de la parroquia. Este material, si bien es una buena alternativa a los soportes de plomo tradicionales de las vidrieras por su facilidad de ejecución y gran durabilidad, es susceptible a la aparición de zonas débiles, fisuras y desconchones por envejecimiento. Por ello, de cara a prevenir la entrada de agua y agentes atmosféricos al interior del hormigón, para evitar también su oxidación o aumento de volumen por la formación de óxidos de hierro que pueden agravar los daños y comprometer la estructura de la vidriera, se procedió a una rehabilitación integral.

Se confió plenamente en Propamsa para esta tarea con sus soluciones asumiendo el reto de mantener su estética y características originales. Para conseguirlo, en primer lugar, se limpió la fachada de suciedad, y después se eliminaron posibles revestimientos antiguos y en mal estado, se recuperaron los volúmenes perdidos o deteriorados y se trató la fisuración superficial para finalmente incorporar el revestimiento decorativo, impermeable y protector frente a los agentes atmosféricos respetando todos los detalles.

De esta forma se dotó a la fachada de la iglesia de un revestimiento impermeable y duradero que la protege frente a futuras anomalías y que complementa las zonas de pérdida de volumen con una textura similar a la original, manteniendo además su esencia estética. De esta forma, esta parroquia está preparada para durar muchos siglos más.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters