Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Domótica, un sector lleno de retos y oportunidades para España

Domótica, un sector lleno de retos y oportunidades para España

Desde hace 20 años hemos incorporado el término de domótica a nuestro vocabulario orgullosos de tener a nuestra disposición una tecnología que, no hace mucho, parecía exclusiva de la ciencia ficción. Sin embargo, el conocimiento que el consumidor final tiene sobre esta tecnología ha quedado desactualizado. Actualmente, la percepción popular de la domótica es una app o dispositivo que enciende o apaga las luces o que incluso permite activar la lavadora en remoto.

Ésta es una visión muy simplista y limitada de esta tecnología que nos impide disfrutar del concepto total que implica la domótica y los servicios que pone a nuestra disposición. Como profesional del sector, me gusta definir la domótica como la tecnología que permite crear una interacción de diferentes dispositivos tecnológicos y electrónicos del hogar (o cualquier otra localización) para la creación de escenarios predeterminados mejorando su seguridad, comodidad y consumo eléctrico.

Entendemos como escenarios los acontecimientos que deseamos que se desencadenen en un momento determinado con una simple orden o acción (por ejemplo: escenario llegada a casa, desencadena una serie de acciones como apagar la alarma, encender las luces, activar el aire acondicionado…) Parece similar, pero la diferencia entre estos conceptos radica en que pasamos de tener múltiples apps y programas para encender y apagar dispositivos a tener un único hub que aglutina todos los dispositivos eléctricos del hogar y que permite controlar un escenario.

Actualmente, el mercado donde mejor se ha entendido este concepto y que presenta una mayor penetración de hogares inteligentes es Estados Unidos, que suele estar a la vanguardia en cuestiones tecnológicas. Si hablamos de Europa, Alemania es el país donde mejor se está trabajando con el foco puesto en los beneficios de ahorro energético y confort y en España aún es una inquietud incipiente, pero donde se está produciendo un aumento de la demanda desde el usuario final centrado en sistemas de integración de la inteligencia mediante asistentes vocales.

La tendencia actual en el sector de la domótica se centra en contar con un sistema de integración 360, un único hub que centralice todos los dispositivos y que permita un único control de los escenarios. La instalación tradicional de estos hub de control se lleva a cabo vía cable, lo que supone una instalación más compleja y hasta 3 ó 4 veces más costosa para el consumidor final ya que requiere de obra de instalación previa para conectar todos los dispositivos de interés (cerramientos, cancelas, luces, calefacción, estores, alarmas, música…) al único hub y en el momento de querer llevar a cabo cualquier ampliación requiere de una nueva obra.

Bajo nuestro punto de vista, el futuro de este sector pasa por sistemas mixtos, interactuando entre sí sistemas vía radio junto a sistemas de cable. Los sistemas vía radio facilitan la gestión de su instalación y presupuesto, ya que no requieren de obras y son mucho más flexibles porque permiten crear una instalación base del hub e ir añadiendo dispositivos o eliminarlos según las necesidades del consumidor, sin tener que reactivar obras.

Necesidad de estandarizar un protocolo global

Sin embargo, no toda la tecnología aplicada a los escenarios que encontramos en el hogar está preparada para esta integración radio. Actualmente, existen multitud de marcas y millones de servicios con protocolos independientes para su control domótico. Por eso, es necesario estandarizar un “lenguaje global”, un protocolo que permita integrar, de manera sencilla, todos los dispositivos y tecnologías en un único hub. En este sentido Z-Wave o Zigbee, protocolos de comunicación inalámbrica basados en ondas de radio de baja energía y específicamente diseñado para la domótica, se dibujan como la solución ya que son capaces de integrar más de 100.000 dispositivos/productos de 200 fabricantes distintos, la opción más global ahora mismo en el mercado.

Otra de las ventajas que plantean estos protocolos Z-Wave o Zigbee es su modo de actuación en malla, ya que la integración en malla hace que cuantos más elementos estén conectados mejor sea el funcionamiento de ese hub. Además, el hecho de que estos protocolos conectan entre sí directamente a los dispositivos vía radio mejora su seguridad, frente al uso de la red Wi-Fi que compromete la seguridad de dispositivos al conectarse entre sí y/o con el hub.

Un referente de los buenos resultados que los sistemas mixtos o vía radio están dando son las instalaciones domóticas en oficinas o grandes espacios. Por ejemplo, muchos hoteles plantean una instalación por cable en las habitaciones, donde los escenarios son mucho más limitados y aplican la instalación radio en los pasillos y zonas comunes donde se crean infinidad de escenarios que pueden variar con facilidad. Además, este tipo de sistemas de integración han demostrado ser mucho más eficientes que los antiguos sistemas que creaban un centro de control ajeno al edificio, lo que no permitía llevar a cabo modificaciones con respuesta inmediata.

Para que este tipo de sistemas de integración 360 lideren el mercado en España aún debemos hacer frente a dos problemáticas. En primer lugar, como comentaba antes, tenemos el reto de “redefinir” el concepto que el usuario final tiene de la domótica para canalizar su demanda real y poner a su servicio la tecnología más avanzada en sistemas de integración, más allá de las apps convencionales. En segundo lugar, aunque ya contamos con grandes profesionales, existe un tejido muy limitado de empresas que cuenten con profesionales cualificados para la instalación vía cable, radio o mixta. Este hecho supone un reto y una oportunidad porque no debemos olvidar que la domótica se compone de soluciones transversales que implican diversos sectores como electricidad, seguridad, fontanería, aire acondicionado, radiadores, puertas… que dibujan una importante demanda de profesionales en el empleo español.

En definitiva, la domótica presenta todo un universo de posibilidades en España, en cuanto a la oferta de servicios consumidor final, como para impulsar el crecimiento de todas las compañías que ofrecen estos servicios y los profesionales implicados en su instalación. Todo un universo que requiere de la mejor calidad y la tecnología más avanzada para proporcionar seguridad, confort y eficiencia energética a los hogares.

Enrique Fernández es director comercial en España de Nice




Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters