Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar

La incomprendida Generación del milenio

La incomprendida Generación del milenio

Según las estadísticas demográficas, la llamada Generación del milenio no ha gozado de la mejor reputación en los últimos años. Nacidos entre principios de los 80 y el año 2000, se conocen comúnmente como la generación Peter Pan, debido a que retrasan el paso a la edad adulta y son inestables económicamente. Esta imagen un tanto soñadora y escapista ha supuesto tradicionalmente que los fabricantes no consideren a la Generación del milenio como una clientela rentable; sin embargo, este error podría salirle muy caro a las marcas.

La Generación del milenio ha crecido. A día de hoy, representan el 24% de los europeos y el 27% de la población de EE UU y constituyen, de hecho, una parte significativa de la población, sobrepasando incluso a las personas nacidas durante el baby boom (entre 1946 y 1965) en lo que respecta al tamaño de mercado. Con una edad comprendida entre los 15 años y el comienzo de la treintena, la generación abarca una variedad de etapas y estilos de vida; y muchos de ellos han volado del nido y ya no dependen económicamente de sus padres. De hecho, aproximadamente la mitad de los "Millennials" de mayor edad están ya casados y, del mismo modo, alrededor de la mitad tienen hijos. Además, muchos de ellos desempeñan trabajos de gran responsabilidad y cuentan con un ingreso promedio de 60.000 $, teniendo así una mayor estabilidad financiera de lo que se esperaba. Es evidente que este cambio supone una gran oportunidad para los fabricantes; sin embargo, para que las empresas aprovechen las ventajas, es fundamental que no se centren exclusivamente en comprender las necesidades y preferencias de esta clientela potencial cada vez más influyente. ¿Qué busca la Generación del milenio? ¿Y de qué forma los envases de formato individual, como sobrecitos o bolsitas, son la clave para los fabricantes que desean sacar provecho de su mayor poder adquisitivo mediante el suministro de los productos que realmente buscan?

Los "Millennials" nacieron en un mundo prácticamente desbordante de innovación, tecnología y oportunidades. Con este universo de opciones cada vez mayor a su alcance, la Generación Y suele ver posibilidades ilimitadas para crear su propia vida con el fin de crear un equilibrio perfecto entre trabajo y vida. En comparación con las generaciones anteriores, la del milenio se preocupa más por su salud. La comida rápida, pero de calidad, combinada con nutracéuticos, como las vitaminas, es bastante común en esta franja etaria. De hecho, quizás lo que caracteriza en mayor medida a los "Millennials" es su motivación, determinación y capacidad para vivir una vida que, en todos los sentidos, representa y refleja sus estilos de vida, preferencias y creencias personales. Por ello, han adoptado las marcas y productos como un medio de extensión personal.

Fundamentalmente, la raza del milenio trabaja duro para disponer de una amplia gama de opciones a la hora de satisfacer sus gustos personales. Manteniendo un equilibro constante entre trabajo y placer, los que pertenecen a la Generación del milenio suelen contar con grandes expectativas en su trabajo, el cual cambian constantemente, o tienen varios puestos a la vez; además, en lo que respecta a sus objetivos, estos suelen ser de carácter profesional.

Como un ejemplo perfecto de la "generación activa", los que pertenecen a la Generación del milenio son flexibles, creativos e innovadores a la hora de encontrar formas que les permitan aprovechar su tiempo de forma más efectiva y eficiente; y, en lo que respecta a sus prioridades, la comodidad es la principal. De hecho, esta apremiante necesidad de una forma de vida más cómoda es lo que perfila cada vez en mayor medida sus rutinas diarias, preferencias y, en última instancia, sus opciones.

En lugar de planificar el futuro, la Generación del milenio valora la disponibilidad, variedad y elección instantánea que les permite satisfacer cada estado de ánimo, gusto y antojo. Por ello, existe más del doble de probabilidades de que entren con frecuencia a las tiendas, cuando deseen comprar o probar algo en particular, en relación con las generaciones anteriores. Como resultado de sus estilos de vida en constante movimiento y evolución, han cambiado las compras grandes y semanales, compras al por mayor y comida casera por tamaños de productos más cómodos, como bolsitas y sobrecitos. En definitiva, debido a sus costumbres de comida y bebida, la "generación activa" ha sustituido las tres comidas tradicionales por un picoteo moderno. Prácticamente una cuarta parte de la Generación del milenio (24%) sustituye las comidas por más de cuatro aperitivos diarios. El picoteo se ha convertido en un estilo de vida, representando una industria con un valor de 375.000 M$ en 2014.

Para los fabricantes, la clave para satisfacer a una clientela tan impulsiva y característica como la Generación del milenio reside en proporcionar una amplia variedad de productos a los que se pueda acceder fácilmente y que, además, se puedan dividir, consumir y transportar con facilidad. Y la solución viene en un paquete sorprendentemente sencillo y versátil: la bolsa de formato individual. Ya sean nutracéuticos, productos farmacéuticos, café, aperitivos, champú o condimentos, estos pequeños paquetes individuales, como los sobrecitos o bolsitas, se adaptan perfectamente a las principales necesidades que demanda este segmento de clientes. Pequeños, asequibles y preparados en porciones, permiten a los consumidores probar diferentes productos y marcas y así poder descubrir la combinación perfecta para sus necesidades de salud y gustos individuales. Además, si se cuenta con el equipo de fabricación adecuado, estos pequeños paquetes ofrecen una apertura sencilla y sin complicaciones, así como la posibilidad de consumirlos sobre la marcha. En este sentido, cuando se trata de mayores cantidades de comida y otros productos, es probable que en muchos casos no se lleguen a consumir. Las bolsitas y sobrecitos minimizan el desperdicio del producto, ya que proporcionan solamente la cantidad de este que realmente se necesita.

Y aún hay más buenas noticias: las bolsas de formato individual no solo se adaptan perfectamente a la demanda creciente de los consumidores en lo que respecta a variedad y comodidad, sino que también aportan ventajas significativas desde el punto de vista de la producción. De hecho, los sobrecitos y las bolsitas suelen ser bastante más rentables en términos de distribución y envasado en comparación con los paquetes más grandes y, además, evitan el tener que preocuparse de buscar complicados diseños para las formas o cierres de los envases. 

Sin embargo, con una clientela potencial con tantas opciones para elegir como la Generación del milenio, existen diversos factores que son esenciales para garantizar que el producto, marca y calidad se ajusten a las expectativas del consumidor. Por ello, los fabricantes deben asegurarse de tener en cuenta los siguientes puntos a la hora de instalar o actualizar un sistema de sobrecitos o bolsas. En primer lugar, la velocidad es fundamental por lo que invertir en un sistema integrado de alta velocidad aumenta la eficiencia general de los equipos y maximizará su producción, independientemente de su inversión. Las últimas tecnologías pueden producir hasta 1.000 sobres/min, lo que le permite adaptarse rápidamente a las cambiantes demandas. En segundo lugar no es conveniente sacrificar la calidad del producto, para lo que es necesario invertir en tecnologías de sellado y configuraciones de higiene. Por último, resulta relevante lograr una gran precisión en el llenado, independientemente de la complejidad de los ingredientes para proteger al cliente de posibles problemas de salud que puedan derivarse de dosis incorrectas (por ejemplo, en el caso de productos farmacéuticos), y para minimizar el desperdicio de producto y envasado.

El principio es sencillo: con el fin de aprovechar el potencial de mercado presentado por la Generación del milenio, los fabricantes deben reconsiderar el formato del envase de sus productos. Con tan solo cambiar el formato, se obtiene un paquete que se adecua a diferentes escenarios de uso y, como resultado, a diferentes consumidores. Por último, gracias a la amplia gama de opciones y sofisticadas tecnologías disponibles para producir el saquito perfecto para prácticamente cualquier producto de flujo libre, no hay excusa para perder una oportunidad de mercado tan lucrativa como la que ofrece la previamente ignorada Generación del milenio.



Noticias sobre Envases / Embalajes Flexibles

Informes sobre Envases / Embalajes Flexibles

Últimas Noticias de Envase

Alimarket

Comprometidos con la información profesional de calidad

  • C/ Valentín Beato 22 28037 Madrid
  • cliente@alimarket.es
  • 91 327 43 40 Lunes a Jueves 09:00 a 14:00 | 15:30 a 18:00
    Viernes 08:30 a 14:30

Compartir por e-mail