Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Begoña de Benito Fernández (Ecoembes): "Mejorar el reciclado solo es posible con varias estrategias"

Begoña de Benito Fernández (Ecoembes): Mejorar el reciclado solo es posible con varias estrategias

Alimarket Envase: Los objetivos impuestos por la Unión Europea a diez años vista, van a exigir un esfuerzo considerable a la industria del reciclado europeo, en especial a la del plástico, pero hay dudas por parte de los transformadores de que se pueda abordar con la actual estructura que existe en el continente.

Begoña de Benito Fernández: A pesar de la fortaleza de una industria sólida de reciclado es evidente que los ambiciosos objetivos europeos para los próximos años hacen necesario seguir invirtiendo en innovación para que estas infraestructuras estén perfectamente preparadas para el incremento de la actividad, fruto de una sociedad más recicladora y de una mayor demanda de plástico reciclado por parte del mercado.

Este refuerzo en actualización y mejora continuas, del que por cierto España es ya un buen ejemplo a nivel comunitario, está dirigido a incrementar la capacidad de transformación de los recicladores mecánicos para conseguir así reciclar más y mejor. También la innovación debe explorar nuevas técnicas complementarias para incrementar el ritmo de transformación del residuo en recurso, como podría ser el reciclado químico.

En Ecoembes trabajamos de la mano con 96 plantas de selección y con 422 recicladores homologados que forman un tejido industrial altamente tecnificado para el tratamiento y transformación de los residuos en nueva materia prima, con el objetivo final de hacer posible la recuperación y el reciclaje de los envases domésticos de la manera más eficiente posible.

Le UE siempre ha defendido que la apuesta por la Economía Circular era un motor de crecimiento económico, de creación de empleo y de progreso. Esta necesidad de innovar y mejorar esas infraestructuras es sin duda un buen ejemplo de eso que ha defendido Europa ya que se crearán nuevos empleos e industrias derivadas de toda esa actividad recicladora.

A. E.: ¿Dónde están las urgencias, aumentar la capacidad de procesado o mejorar la selección de los materiales?

B. B. F.: Ambos aspectos son indispensables, una mejor y mayor selección de diferentes flujos facilita y mejora el reciclado posterior del producto. Pero también añadiría como elemento fundamental trabajar desde el inicio, desde el mismo momento en que se decide fabricar el envase. Es en esa primera fase donde el ecodiseño adquiere un protagonismo fundamental, tanto en el aspecto de su reciclabilidad como en el de la reducción del uso de materia prima para su producción.

A. E.: Al respecto del Ecodiseño, Ecoembes ha incidido mucho en esta estrategia como una fórmula de mejorar la eficiencia del reciclado, ¿Cuáles son las mejoras en las que todavía hay que poner el foco?

B. B. F.: Desde hace más de dos décadas, en Ecoembes trabajamos junto a las empresas en ecodiseño, tratando de que sus envases sean más sostenibles, dado que el 80% del impacto ambiental de un envase se determina en su fase de diseño. Los avances han sido enormes, en este tiempo los envases han aligerado su peso hasta un 18,3% de media y cada vez incorporan más material reciclado.

Sin embargo, aún hay pasos que dar. Con su nuevo Plan de Economía Circular, Europa avanza con la formulación de nuevas medidas orientadas a garantizar que, de aquí a 2030, todos los envases existentes en el mercado de la Unión Europea sean reutilizables o reciclables. Europa pone el foco, entre otros temas, en el sobreenvasado, en la cantidad de materiales utilizados en los envases o en la reutilización y reciclabilidad de los materiales.

Ante ello, las empresas están adaptando sus procesos para avanzar hacia la economía circular que marca Europa y vemos que, por ejemplo, en lo referente a reducción de peso se está avanzando, de hecho, entre 2018 y 2019, 1 de cada 4 medidas impulsadas se focalizaron en facilitar la circularidad de los envases, fomentando que sean más fácilmente reciclables y/o introduciendo material reciclado durante su fabricación.

A. E.: ¿Qué otras medidas creen que son factibles para poder disponer de más material reciclado de calidad, en especial el que se destina a contacto alimentario?

B. B. F.: Como se ha indicado, el 80% del impacto ambiental de un envase se determina en la fase de diseño por eso el ecodiseño, cómo son los envases que se ponen en el mercado, cómo tienen en consideración su comportamiento en los procesos de separación, recogida, selección y reciclado es fundamental para asegurar su máximo aprovechamiento como recurso. Además, hay que seguir trabajando por una mejor separación en origen, a lo que contribuyen iniciativas como ‘Reciclos’ y también son fundamentales otros aspectos ya mencionados como conseguir separaciones más eficientes en las plantas de los diferentes materiales o mejora en la calidad del propio proceso de reciclado.

Actualmente en Europa solo está permitido para contacto alimentario el uso de plástico PET reciclado, pero la Comisión Europea incluye como medida específica en el nuevo Plan de Economía Circular “establecer normas para el reciclado seguro de los plásticos distintos del PET en materiales en contacto con alimentos”. Para estas aplicaciones, la recogida selectiva, innovación en la clasificación y el desarrollo del reciclado químico es fundamental para obtener nuevos plásticos de gran calidad.

A. E.: ¿En qué consiste el programa Reciclos?

B. B. F.: Se trata de un sistema de devolución y recompensa (SDR), que supone una evolución del actual modelo de reciclaje, fuertemente implantado en nuestro país, al que se incorpora la tecnología móvil y los incentivos sostenibles en el proceso de reciclaje de latas y botellas de plástico de bebidas.

La clave es que se recompensa a los ciudadanos que depositen estos envases que consumen tanto en sus hogares, y que luego despositan en los contenedores amarillos de la calle, a los que se les incorpora tecnología, como en máquinas instaladas en zonas de fuerte consumo fuera del hogar, como estaciones de tren, eventos deportivos, conciertos, etc. A ‘Reciclos’ se accede a través de una webapp. Basta con que los ciudadanos creen su perfil para que sumen puntos por cada envase que reciclan en los contenedores o en las máquinas. Desde la webapp pueden canjear los puntos obtenidos por incentivos sostenibles y ambientales, que ayudan a mejorar su entorno más cercano. Se trata de recompensas vinculadas con el transporte sostenible o donaciones a ONG. Por ejemplo, pueden escoger, entre otros, entrar en sorteos de billetes de tren o de patinetes eléctricos, o colaborar en donaciones a bancos de alimentos.

La ventaja de este sistema es que contribuye a la circularidad de estos envases, fomentando su recogida selectiva que debe alcanzar un objetivo del 77% en el año 2025, incrementando su reciclaje y facilitando así el poder hacer frente a los retos regulatorios europeos de reciclaje (entre otros, en 2025 los Estados miembros de la Unión Europea deberán reciclar el 65% de los envases).

A. E.:¿Cuál es el plan diseñado por Ecoembes para ponerlo en marcha?

B. B. F.: 'Reciclos comenzó a implantarse en 2019 en Cataluña y, hoy, ya está presente en más de 25 localidades de 7 Comunidades Autónomas (Cataluña, Islas Baleares, La Rioja, Aragón, Comunidad de Madrid, Región de Murcia y Andalucía), próximamente se implementará en Valencia, donde la iniciativa se presentó en 2020. A pesar de la situación excepcional de pandemia por la que atravesamos el año pasado, y que continúa en la actualidad, estamos consiguiendo que su implantación siga avanzando a buen ritmo y prevemos que durante los próximos meses el SDR pueda dar servicio a los ciudadanos de todas las Comunidades CC.AA., tanto a través de los contenedores amarillos que incorporan la tecnología necesaria, como en las máquinas instaladas en lugares como estaciones de transporte, centros comerciales y de ocio.

A. E.: Este sistema pretende ser una alternativa al SDDR ofreciendo otras motivaciones al consumidor. Sin embargo, en Europa hay cada vez más voces pidiendo el desarrollo de este modelo de recogida, ¿es factible que se pueda implantar?

B. B. F.: ‘Reciclos’, como explicábamos, es una evolución natural del modelo actual, gracias al desarrollo de la tecnología dando respuesta a una sociedad en la que el uso del móvil está cada vez más generalizado. Un modelo que ya existe en España desde hace 24 años, que está perfectamente integrado en nuestra sociedad y adaptado a nuestro hábito ya consolidado de separación de residuos. Un hábito que, hoy, sitúa a España en la punta de lanza del reciclaje de Europa- donde mayoritariamente se trabaja en el modelo de contenedores-. Según los últimos datos de Eurostat, nuestro país ocupa el séptimo lugar en reciclaje de envases por delante, por primera vez, de países como Alemania.

Por tanto, ‘Reciclos’ construye sobre lo conseguido fruto del trabajo colaborativo de empresas, administraciones públicas y ciudadanos; no rompe con lo ya establecido, sino que lo mejora y lo actualiza para hacer frente a los ambiciosos objetivos marcados por Europa. En este sentido, recordemos que en 2025 los Estados de la Unión Europea deberían reciclar el 65% de todos los envases y deberían alcanzar una recogida selectiva del 77% de las botellas de plástico. Además, cada nueva botella en circulación debería contar con un mínimo del 25% de material reciclado. Así, la implantación en España de 'Reciclos' no solo es factible, sino que ya es real y también es necesaria para seguir avanzando y consolidando una economía circular activa, participativa y no excluyente.

A. E.: En el caso concreto de España siempre se ha planteado como un impedimento el desarrollo de este tipo de medidas que la red de tiendas (muy numerosa y en muchos casos de pequeñas dimensiones) dificultaba enormemente un aparición, aunque solo fuera por una cuestión logística. ¿Es la principal barrera?

B. B. F.: Todos los modelos deben tener en consideración, a la hora de implantarse, las particularidades de cada territorio. Cuestiones demográficas, hábitos de consumo y de compra, etc. En todos estos aspectos España cuenta con unas peculiaridades (consumo fuera del hogar, gran presencia del pequeño comercio, baja densidad demográfica, enorme peso del turismo, etc.) muy distintas a otros países y, por ello, necesitamos un modelo flexible y adaptado a nuestra realidad, capaz de hacer frente a los desafíos de nuestra sociedad. El foco no está aquí en una lucha de sistemas de gestión de residuos, sino en elegir el más conveniente para cada país. Y para España el SDR de ‘Reciclos’ es la solución mejor adaptada a nuestras peculiaridades nacionales y a lo ya construido.

A. E.: Hace poco conocíamos vía ISTAS-CCOO las cifras que movía en España la industria de la gestión y reciclado de envases domésticos a nivel de empleo, que han vivido un fuerte incremento en los últimos cuatro años, ¿Qué potencial tiene por delante esta industria como generador de nuevos puestos de trabajo?

B. B. F.: La industria del reciclaje de envases domésticos tiene un potencial enorme como generador de empleo. Efectivamente, en los últimos 4 años se ha producido un incremento muy importante de empleo, cercano al 18,8%. Según ISTAS-CCOO, el empleo total asociado a la gestión de envases de plástico, latas y briks, y de papel y de cartón en nuestro país se estima en 46.210 personas, de las cuales el empleo directo generado asciende a 10.143 personas. La tendencia, por tanto, es imparable, y se consolida al mismo ritmo al que crece la conciencia medioambiental ciudadana, cada vez más preocupada con su entorno y, por lo tanto, con la correcta separación de sus residuos para su posterior reciclado.

A. E.: Una de las iniciativas más importantes de Ecoembes en estos años TheCircularLab, cumple este año su primera etapa de existencia, ¿Cuáles son los objetivos para la fase que se abre ahora?

B. B. F.: TheCircularLab nació en 2017 con el objetivo de construir un lugar que pusiese la innovación y la tecnología al servicio del medio ambiente, buscando soluciones reales en materia de economía circular en un contexto de emergencia climática donde se hace necesario actuar.

Actualmente, TheCircularLab es el primer centro de innovación de economía circular de Europa, donde se investigan nuevas tendencias en reciclaje de envases, así como la aplicación del big data o el blockchain para los procesos de recogida selectiva y selección. También se analizan herramientas disruptivas en ecodiseño o se investiga sobre nuevos materiales más sostenibles. En TheCircularLab han nacido herramientas como Smart Waste -una plataforma tecnológica de información y gestión para eficientar la recogida, selección y reciclado de envases-, PackCD, -una herramienta para predecir y modificar el impacto ambiental de los envases y ofrecer recomendaciones de mejora a las empresas-, o el plástico bio-bio - un nuevo material 100% reciclable, compostable y biodegradable-. O incluso, ‘Reciclos’, creado en TheCircularLab y desarrollado con tecnología 100% española. Estos y otros avances son fruto de la colaboración entre universidades, emprendedores, start-ups, empresas consolidadas y centros de investigación.

Ahora, el gran desafío de esta nueva fase en el que TheCircularLab ya está inmersa es precisamente la incorporación de estas innovaciones a nuestro día a día, profundizando en el concepto de ciudades inteligentes y, por lo tanto, en ecosistemas de economía circular más eficientes y medioambientalmente sostenibles.

A. E.: Uno de los aspectos en los que más se incide ahora mismo en la industria transformadora es el uso de materiales monocapa, ¿cuál es la ventaja a nivel de reciclado?

B. B. F.: El envase cumple una función principal que es proteger el producto que contiene, alargar su vida útil, preservar sus condiciones organolépticas, etc. Y en ocasiones eso determina la necesidad de emplear envases complejos. Desde luego, cuanto más simple es un envase es más fácil reciclar, pero en la actualidad contamos con tecnología muy avanzada en plantas especializadas capaces de separar los diferentes materiales de los envases multicapa y aprovecharlos tanto para reciclado como para valorización energética. La clave, sin duda, es lograr balancear correctamente e incorporar en el proceso de fabricación cada vez más medidas de ecodiseño -priorizando el ahorro de materia prima y la reciclabilidad- sin perder de vista la funcionalidad del envase que permite, entre otros aspectos, alargar la vida de un producto o evitar el desperdicio alimentario.

A. E.: En estos momentos proliferan los bioplásticos como una alternativa a los materiales tradicionales, ¿qué impacto tiene su uso en los circuitos de reciclado? ¿Se hace necesaria cierta concienciación ciudadana sobre los diferentes materiales y cómo gestionarlos?

B. B. F.: Efectivamente están proliferando nuevos materiales compostables y biodegradables y esto supone un avance clave para minimizar el impacto de los residuos en el medio ambiente. De hecho, a finales de 2018 presentamos en TheCircularLab el plástico bio-bio, un material biobasado que se obtiene a partir de residuos vegetales como mondas de patatas o cualquier otro desperdicio vegetal, compostable, reciclable, y biodegradable en el entorno marino.

Sin embargo, debemos pensar también en la operativa de la gestión de estos residuos. En función del tipo de bioplástico puede afectar o no en los circuitos de reciclado. Puede tratarse de material proveniente de fuentes renovables y no fósiles y, por tanto, es biobasado, y se comportan como cualquier plástico normal, no afectando al proceso de gestión y reciclado, como el resto de envases de plásticos que van al contenedor amarillo. Sin embargo, si hablamos de material biodegradable compostable, que puede degradarse, deberían ir al contenedor marrón de materia orgánica para que no afecte a los circuitos de reciclado del resto de envases que van al amarillo. Y aquí, la información al consumidor es vital para asegurar un comportamiento correcto de separación.

Este tipo de plásticos sostenibles son un buen ejemplo que confirma la necesidad de seguir apostando por la innovación como catalizador de una economía circular a la altura de una sociedad cada vez más respetuosa con el medio ambiente. Y sin duda, habrá que continuar incidiendo en materia de concienciación con el fin de que cada vez esté más preparada en la reducción de generación de residuos, reutilización de aquellos aprovechables, el no abandono de la basuraleza y reciclaje de los que ya han cumplido su vida útil.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters