Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Schubert instala una línea para la italiana Asolo Dulce

Schubert instala una línea para la italiana Asolo Dulce

La italiana Asolo Dolce ha confiado en Schubert para su nueva línea de embalado, un equipo 'TLM' asistido por robot que embala dulces Cantuccini y Amaretti de forma rápida y flexible. Las galletas crujientes están protegidas por un embalaje bag-in-box, cuyo diseño ha corrido a cargo del departamento de desarrollo de embalajes de Schubert.

El Bag-in-box ofrece numerosas ventajas, entre ellas los tamaños variables, y los valores de sostenibilidad que con este formato transmite la marca. Dependiendo del material, la bolsa tubular también garantiza la máxima protección del producto. Asolo Dolce también ha querido beneficiarse de estas ventajas en la producción de sus Cantuccini. El fabricante radicado en el norte de Italia lleva muchos años elaborando las galletas de doble horneado, así como las Amaretti y otros productos de confitería. Asolo Dolce apuesta desde hace tiempo por las bolsas tubulares en sus procesos de embalaje ya que las galletas necesitan una barrera protectora fiable para mantenerlas frescas y crujientes durante mucho tiempo.

Hasta ahora, sin embargo, la opción era el embalado en cajas preencoladas, un proceso costoso y laborioso que la compañía quería optimizar debido a la creciente demanda. A la transalpina le interesaban especialmente los cambios de formato sencillos que significaran poco esfuerzo para el personal operativo. Para satisfacer estas exigencias, Schubert tuvo que construir una nueva máquina de embalaje que embalara las bolsas tubulares, de varios tamaños y ya llenas, en cajas de cartón optimizadas, con la intención de que el embalaje preencolado sea sustituido por una variante más económica y compatible con la máquina, en forma de pliegos planos.

Los Cantuccini se cortan en trozos pequeños tras la primera cocción de la masa bruta, que debe volverse a hornear por segunda vez y por la forma irregular del producto cada bolsa rellena obtiene su propia geometría. "Por ello, hemos rediseñado completamente las cajas preencoladas que antes suponían un coste muy elevado", explica Valentin Köhler, jefe de desarrollo de embalajes de Schubert. Su equipo diseñó dos formatos de caja con pliegos planos y dos alturas diferentes para poder llenar de forma flexible las cajas con bolsas de 150, 200 o 250 gr, todo ello en una sola máquina.

Para que Asolo Dolce pudiera ahorrar tiempo y dinero a largo plazo, los expertos en maquinaria de Schubert que conforman el equipo del director de ventas, Dirk Andrich, optaron por el proceso de carga superior. Aunque para las soluciones bag-in-box se utiliza tradicionalmente la carga lateral, es decir, el llenado a través de una estrecha abertura lateral, son evidentes las ventajas de la carga superior que es viable en la actualidad: con la solución de Schubert, las cajas se llenan con asistencia robótica a través de la mayor abertura posible. Esto significa que la línea no sólo opera más rápidamente, sino también de forma más flexible y fiable, ya que los robots responsables del proceso de llenado pueden actuar independientemente de la altura de las cajas.

Todas las etapas enlazadas

La nueva embaladora se encarga de agrupar automáticamente las bolsas, formar y pegar los pliegos planos, llenar las cajas con bolsas de Cantuccini y cerrar las cajas llenas. En todo el proceso queda siempre garantizado el rendimiento total de 75 cajas/min., independientemente del formato. "Durante las pruebas de aceptación en condiciones de producción, hemos demostrado un grado de eficiencia mínimo del 98%", subraya Andrich. Uno de los aspectos técnicos más destacados de la moderna línea es el Transmódulo. El robot de transporte, un desarrollo propio de Schubert, enlaza fluidamente los distintos pasos del proceso de embalaje de la máquina. "Nuestra máquina forma los pliegos planos y los coloca en el Transmódulo que lleva las cajas preparadas a la estación de llenado. Una vez que las bolsas agrupadas, que contienen las galletas, y las cajas están a la misma altura, el robot coloca las bolsas en los embalajes. Acto seguido, el Transmódulo traslada las cajas a la estación de cierre", dice Andrich, explicando el proceso.

Cuando se tiene que efectuar un cambio de formato, sólo es necesario cambiar el depósito para los pliegos de la caja, ya que la herramienta de llenado de la embaladora está equipada con ventosas especialmente adaptadas. Esto hace que los cambios sean muy rápidos y fáciles para el operario de la máquina. En el futuro, la nueva línea embaladora permitirá utilizar otros formatos. "Al igual que Schubert, somos una empresa familiar con tradición", afirma el director general y fundador de la empresa, Sergio Gallina. "Como familia, valoramos a los socios en los que podemos confiar. Con Schubert contamos con un constructor de máquinas desde hace más de 25 años que también esta vez nos ha vuelto a convencer".



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters