Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El ‘Fontecruz Eugenia de Montijo Autograph Collection’ estrena nueva decoración

El ‘Fontecruz Eugenia de Montijo Autograph Collection’ estrena nueva decoración


El hotel de lujo ‘Fontecruz Eugenia de Montijo Autograph Collection’ (5E-40 habitaciones), situado en el corazón de la ciudad de Toledo y comercializado bajo la marca de lujo del grupo Marriott International, reabre ahora sus puertas tras culminar una serie de obras de “remodelación estética” efectuadas por el estudio madrileño Leitmotive Design. El hotel, operado en propiedad por la cadena Fontecruz Hoteles, se integra en el que fuera palacio de la emperatriz, de corte renacentista rehabilitado en el siglo XIX y con vestigios de las culturas romana y mudéjar. Entre otros servicios, el establecimiento alberga un restaurante de cocina local, un cóctel-bar y un spa erigido sobre restos arqueológicos de los siglos I y XV. Las distintas estancias del hotel tienen reminiscencias francesas y obras de arte, tanto antiguas como contemporáneas. Su fachada y estructura principal es de estilo renacentista y datan del siglo XVI, aunque se han encontrado vestigios de construcciones y usos anteriores como restos de la Edad de Bronce (del siglo II a.C.), una alcantarilla romana del siglo I d.C. y arcos de un palacio gótico-mudéjar del s. XV, que pueden verse desde el spa. Tras una primera restauración que tuvo lugar en tiempos de Eugenia de Montijo (Granada, 1826 - Madrid, 1920) y que conllevó su transformación en el actual palacio contemporáneo, el activo fue posteriormente rehabilitado en 2006 y convertido en establecimiento hotelero. Ahora, el hotel reabre sus puertas completamente redecorado por el estudio madrileño Leitmotive Design.

Eugenia de Montijo fue emperatriz consorte de los franceses como esposa de Napoleón III. En su honor, su retrato aparece en un gran tapiz de cristales bordados que preside la recepción. En esta estancia hay reminiscencias de su pasión por la moda, tanto en el mostrador (con detalles que recuerdan a las plumas de los vestidos de la época) como en las lámparas (la interpretación de un collar de perlas realizado por un pequeño artesano de Madrid) y los apliques, con forma de corsé. Aquí destaca además un imponente artesonado de madera policromada originario del siglo XIX. Por su parte, el lobby, con suelos de mármol, columnas y un gran lucernario de vidrio emplomado al estilo de los grandes hoteles de principios del XIX, representa la época dorada de Eugenia de Montijo en la corte de París: las veladas de Compegnie, las fiestas y recepciones en el Palacio del Elíseo, los conciertos en Las Tullerías y los veranos en Biarritz.

Oferta gastronómica y spa

Destaca también el bar del hotel, enfocado a la elaboración de cócteles clásicos, destilados de kilómetro cero (crema de mazapán, licor de tomillo y la ginebra artesana 1085, hecha en Toledo) y a combinados de creación propia. La barra está presidida por una moderna representación de Eugenia de Montijo, con sus característicos rasgos faciales pero enfundada en un traje masculino y en una pose que recuerda a una de las fotografías más míticas de la diva del cine Marlene Dietrich. El cuadro fue realizado ad hoc para el establecimiento por la artista María Blanco Cobaleda y Leonor García de Tena, una de las responsables de estudio encargado de la decoración del hotel. El ‘Fontecruz Eugenia de Montijo Autograph Collection’ alberga además un restaurante abierto al público que lleva el nombre del que fuera el padre de la alta costura y diseñador de cabecera de la emperatriz: el inglés Charles Frederich Worth. En su carta cobra protagonismo el producto de la zona en recetas tradicionales (como el pisto manchego, el estofado de perdiz o el escabeche de bonito).

Las 40 habitaciones del hotel están decoradas al estilo francés con doseles, tapicerías, mobiliario clásico y grabados de pintores toledanos, en los que la temática predominante son la propia emperatriz y la ciudad de Toledo. Entre las estancias, destacan las suites junior Tiffany’s y Chantilly, de altos techos y ubicadas en el torreón, y la suite ‘Emperatriz’, con salón independiente y dos baños. Completan la oferta del hotel un gimnasio y un spa con cuatro cabinas de masajes (una de ellas doble) y un circuito termal, desde el que pueden verse los arcos del palacio gótico-mudéjar que fue el edificio en el siglo XV y una parte del alcantarillado romano que pasó bajo sus cimientos en el siglo I.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters