Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La pandemia sitúa por primera vez a Puig en pérdidas en su historia reciente

La pandemia sitúa por primera vez a Puig en pérdidas en su historia reciente
Marc Puig, presidente y CEO

La pandemia ha lastrado las cuentas de Puig. La compañía cerró el ejercicio 2020 con ventas netas de 1.537 M€, lo que supuso un descenso del 24,2% respecto a 2019 (-32% a perímetro constante). Tal como ha informado la compañía, "este porcentaje se vio compensado parcialmente por la incorporación de Charlotte Tilbury en junio de 2020. Si bien los resultados de la compañía en los dos primeros meses de 2020 eran muy satisfactorios, el ejercicio se vio truncado por el Covid-19, una crisis sanitaria y económica sin precedentes, que ha sacudido enormemente casi todos los sectores". De hecho, por primera vez en su historia reciente, el resultado neto ha sido negativo, en concreto pérdidas de 70 M frente a ganancias de 226 M en 2019.

"El confinamiento y el distanciamiento social redujeron el consumo de perfumes y moda, mientras clientes de todo el mundo cerraban progresivamente sus negocios: perfumerías, grandes almacenes, tiendas en aeropuertos y centros comerciales". El impacto en 2020 en el mercado global de fragancias selectivas fue del -29%, aumentando este descenso hasta un -71% en travel retail. Este canal se vio afectado por un descenso en el tráfico de pasajeros que llegó a alcanzar el -90% en los meses de abril y mayo. Este hecho llevó asociado el cierre de gran parte de las tiendas duty free de los aeropuertos, que a final de año seguían en este estado y que afectó de forma relevante al sector. Mientras, las ventas de fragancias en el canal online aumentaron, alcanzando el 28% del total de la facturación.

En cuanto a las previsiones a futuro, recordemos que Puig anunció a principios de año la reorganización en una nueva estructura con la que se marca el objetivo de superar los 3.000 M€ en 2013 y alcanzar los 4.500 M en 2025. Dicha estructura se ha materializado en tres divisiones: Beauty and Fashion, Charlotte Tilbury y la división Derma, que ha incorporado 'Uriage', 'Apivita' y la participación del 50% de Isdin al portfolio de Puig (esta última compañía no consolida en las cifras de Puig). "El plan se apoya en un crecimiento significativo debido al impulso del canal digital y al aumento de las ventas en Asia, que supondrán un 30% y un 25% respectivamente en 2025", comentan desde la empresa.

A nivel geográfico, las ventas en España se situaron en 191 M€ en 2020, frente a 280 M en 2019 (-32%), al tiempo que el resto de la región Emea aglutinó 723 M (-19%). Asia registró un descenso 16%, hasta totalizar 133 M€, Mientras Norteamérica cayó un 14% (233 M) y Latinoamérica un 40% (257 M).

Compromiso ASG

Por otra parte, Puig ha elevado la ambición en el camino hacia la sostenibilidad. La compañía trabaja en un marco ASG (ambiental, social y gobernanza corporativa) a nivel grupo, dando un enfoque global que abarque todas las unidades de negocio, y definiendo una agenda de sostenibilidad a nivel marcas, con énfasis en medioambiente y aspecto social. Así, en 2020 se cerró el primer Programa de Sostenibilidad de Puig lanzado en 2014, periodo durante el cual "se han alcanzado con éxito los principales objetivos que se fijaron en dicho programa": cero residuo a vertedero, producción neutra en carbono, 100% de electricidad renovable en las instalaciones gestionadas por Puig, 100% del alcohol procedente de origen natural, reducción del consumo de papel por empleado en un 84%, reducción del volumen de los coffrets de las marcas Lifestyle en un 20-25%, y 100% del cartoncillo de los plegables procedente de bosques gestionados de manera sostenible.

Asimismo, la inesperada situación de emergencia sanitaria provocada por la Covid-19 y las consecuentes crisis social y económica a nivel global, impulsaron a la compañía a trabajar internamente en una estrategia de adaptación y respuesta al medio. Durante 2020, Puig realizó por primera vez el cuestionario de clima de CDP (Carbon Disclosure Project), dando un paso más en la medición, transparencia y adopción de medidas que impacten en una reducción directa de las emisiones de gases de efecto invernadero (en 2020 se obtuvo una valoración B). Asimismo, el pasado año se adhirió a la iniciativa global Science Based Targets (SBT), que ayuda a las empresas a establecer objetivos basados en la ciencia y alineados con el objetivo de no superar los 1,5 ºC de calentamiento global del Acuerdo de París.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters