Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Los operadores de restauración colectiva se reivindican como un sector esencial

La pandemia del Covid-19 ha venido a mostrar la importancia del sector de restauración colectiva, como un servicio esencial para el funcionamiento de hospitales, geriátricos, colegios, empresas y otras colectividades. Un reconocimiento que ahora reivindica un sector, que llama la atención sobre su importancia como motor económico (representa el 0,3% del PIB nacional) y social (tiene en sus manos la alimentación de 7,5 M de personas cada día) y solicita ser tenido en cuenta en las negociaciones colectivas y en las decisiones de las administraciones, por ejemplo en los concursos públicos, en los que se sigue valorando solo el coste económico del servicio, sin tener en cuenta la capacitación de las empresas y adaptación a las necesidades del cliente.

El sector ha mostrado su compromiso en la pandemia, colaborando con centros públicos y clientes privados, flexibilizando los servicios e incluso poniendo en riesgo a sus plantillas, para no dejar de dar de comer a los usuarios. Pero generar estos entornos más seguros ha supuesto y continúa suponiendo un importante sobrecoste económico que, para muchas empresas, está siendo difícil de sostener. Es por ello que, como apuntaba Antoni Llorens, presidente de la federación Food Service España, es indispensable que se gestionen ayudas y apoyo a las empresas del sector, para que puedan seguir prestando un servicio tan indispensable como la alimentación, cuya mejora cualitativa debe contemplarse como un compromiso colectivo, que requiere de la participación y la corresponsabilidad de todos los que intervenimos en el proceso, incluyendo administración, clientes y las empresas del sector.