Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Chema Sanjuán,director de la División Domiciliaria de DomusVi«La situación de impás, motivada por la pandemia, provoca que no se detecte un incremento sustancial en el volumen de usuarios»

Chema Sanjuán,director de la División Domiciliaria de DomusVi«La situación de impás, motivada por la pandemia, provoca que no se detecte un incremento sustancial en el volumen de usuarios»

Alimarket Sanidad y Dependencia: La incorporación de contratos de SAD tan importantes como Madrid o Barcelona en los últimos dos años han permitido a DomusVi consolidarse como segundo operador en esta actividad, superando los 50.000 usuarios atendidos. ¿Qué objetivos tiene el grupo en este sentido?

Chema Sanjuán: Nuestro objetivo es afianzar nuestro posicionamiento en los servicios donde estamos implantados, desarrollando nuestro modelo y adaptándolo a las particularidades de cada servicio. Del mismo modo, buscar nuevos servicios donde poder implantar nuestro modelo, garantizando la calidad de la prestación.

A.S.D.: ¿Tiene previsto el grupo DomusVi crecer en atención domiciliaria en otros países, desde España o desde el resto de países en los que está presente el grupo?

CH.S.: El modelo de SAD en España está directamente vinculado ámbito público, siendo el ámbito privado muy minoritario. La Administración Pública está completamente volcada en este servicio, poniendo a disposición partidas presupuestarias cada vez más relevantes y llegando a ser, en muchos lugares, el servicio donde mayor porcentaje del gasto se asigna, lo que favorece el desarrollo de servicios cada vez más profesionales con mayor calidad y desarrollo. A fecha de hoy, en otros países, salvo Francia, esta mentalidad no está arraigada en la Administración Pública, por lo que es complicado su desarrollo. En la medida que esta situación se vaya revirtiendo, estaremos siempre dispuestos a implantar nuestro modelo allí donde sea valorado.

A.S.D.: Hasta el momento, DomusVi ha apostado por la prestación de los servicios de atención domiciliaria licitados por administraciones públicas. ¿Contempla el grupo desarrollar algún contrato de servicios privados?

CH.S.: Garantizar la calidad de este tipo de servicios requiere un modelo de control y seguimiento, que dificulta la gestión de servicios privados. Los costes estructurales y laborales necesarios para garantizar un servicio de calidad hacen que el precio del servicio no sea económicamente asumible por la mayoría de las familias, por lo que a fecha de hoy no es una de nuestras prioridades.

A.S.D.: La digitalización de servicios, también en SAD, se ha abierto camino, sobre todo como consecuencia de la pandemia. ¿Ha incorporado DomusVi algún sistema digital para mejorar sus servicios de atención domiciliaria?

CH.S.: Sí, disponemos de dispositivos móviles para toda la plantilla, que permiten la conexión en remoto, así como mejoras orientadas a los usuarios para la realización de actividades online, videoconferencias, telemedicina, etc.

A.S.D.: Respecto a los servicios de teleasistencia, que DomusVi presta a más de los 30.000 usuarios: ¿qué objetivos se ha fijado el grupo?

CH.S.: Alineados con la idea de la desinstitucionalización, así como con la tendencia de que las personas permanezcan en sus domicilios todo el tiempo que sea posible, en condiciones de bienestar y seguridad, la estrategia de desarrollo del servicio de teleasistencia es esencial como vehículo integrador de otro tipo de servicios prestados en el domicilio. La domótica, el IoT y las herramientas de big data abren un futuro en el que la tecnología tendrá un protagonismo importante, aunque la visión de DomusVi pasa porque esta sea una herramienta que permita a los profesionales prestar una mejor y más optimizada atención.

A.S.D.: ¿Qué novedades tecnológicas ha implementado o tiene previstas el grupo en TAD? ¿Se plantea DomusVi optar por la teleasistencia avanzada, móvil, ampliar los recursos digitales, etc.?

CH.S: En DomusVi hace tiempo que se han incorporado muchos de los elementos de la teleasistencia avanzada: desde la instalación de dispositivos periféricos, que están ya muy consolidados dentro de la prestación del servicio (sensores de humo, gas, detectores de presencia, movimiento, etc), hasta los actuales servicios que ya incorporan la telemedicina, la monitorización de hábitos o la videoatención. Estos pasan por una digitalización paulatina del parque de terminales, tradicionalmente analógicos. Asimismo, se ha desarrollado también la tecnología relacionada con la Teleasistencia fuera del domicilio, de modo que contamos ya, entre nuestros dispositivos, con relojes que no solo geolocalizan a los usuarios, sino que además permiten la comunicación con los mismos. Para casos especiales también estamos utilizando sistemas exclusivos de geolocalización, que van camuflados en la cartera o los cinturones, de manera que, para el colectivo de personas en estadios tempranos de Alzheimer, son una herramienta fundamental. Las tecnologías nos están permitiendo adaptarnos con un servicio diferente y personalizado a cada tipo de perfil y situación.

A.S.D.: ¿Y el desarrollo de servicios privados de teleasistencia?

CH.S.: El servicio privado de teleasistencia, aunque es importante en la compañía, está muy condicionado por el desarrollo del servicio a nivel público, siendo necesario desarrollar una oferta diferente y con una mayor capacidad de adaptación de la que pueda ofrecer la administración. En este sentido, la oferta de DomusVi es muy flexible, amplia y económicamente competitiva, llegando desde el servicio más básico hasta servicios complejos dentro y fuera del domicilio. A nivel privado también pueden incluirse otros colectivos, distintos al de mayores, que no reciben tanta cobertura por parte de las administraciones.

A.S.D.: Desde hace años, la filial Servisar viene desarrollando un área de asistencia médica domiciliaria, con más de 180.000 personas atendidas y unos ingresos sobre 2,5 M€. ¿Qué planes tiene el grupo en esta línea de actividad? ¿Cómo encaja este servicio en las nuevas tendencias de incorporar la telemedicina como una parte de la teleasistencia y viceversa?

CH.S.: La incorporación de la telemedicina dentro del servicio de teleasistencia, de momento, está reducida a experiencias piloto vinculadas a contratos con Administraciones Públicas. Para el desarrollo de esta rama del servicio sería necesario un impulso a nivel de financiación, ya que, tanto los equipos como las comunicaciones que son necesarios para la prestación de este servicio son sensiblemente más costosos que los equipos de teleasistencia más básicos. El desarrollo de la telemedicina pasa por un compromiso en el que se impliquen las administraciones. En este momento DomusVi forma parte del Comité de expertos que está desarrollando la norma UNE de Teleatención, donde se recogerán las condiciones para la prestación de este servicio con garantía de calidad.

A.S.D.: En el sector empieza a detectarse una interrelación cada vez mayor entre SAD, TAD e incluso telemedicina: ¿Considera que en un futuro no muy lejano podría hablarse de un único sistema de atención que unifique todo este tipo de prestaciones complementarias?

CH.S.: Eso sería lo deseable. Las sinergias derivadas de los servicios potenciarían la calidad de la atención, contribuyendo a una mayor racionalización en el uso de los recursos. Por nuestra parte, estamos colaborando a nivel europeo en el desarrollo de sistemas que permitan la interrelación de todos los servicios, con la confianza de que finalmente la integración sea efectiva.

A.S.D.: Los actores del sector (profesionales, usuarios, administraciones) coinciden en la necesidad de desarrollar este tipo de recursos (teleasistencia, SAD y en general recursos que retrasen la institucionalización de los mayores), pero hasta ahora, ¿qué pasos se han dado desde las administraciones? ¿Qué demandaría DomusVi en este sentido?

CH.S.: Hay una clara voluntad de potenciar estos recursos, tal y como demuestra el aumento de los presupuestos, con objeto de, por un lado, ampliar el servicio al mayor número de población y, por otro, mejorar las condiciones económicas, repercutiendo las mismas en la calidad del servicio y mejora de las condiciones laborales. Por otra parte se debe evitar la prevalencia de los aspectos económicos sobre los técnicos en las licitaciones públicas para conseguir así la implantación de modelos de servicio donde prime la calidad sobre los aspectos económicos. Igualmente la ausencia de revisión de precios en las licitaciones limita la durabilidad de los contratos y las opciones de mejora de condiciones en la negociación colectiva.

A.S.D.: ¿Cómo valora la situación del sector de atención domiciliaria en nuestro país? ¿Qué escenario prevé para los próximos años?

CH.S.: A fecha de hoy estamos en una situación de impás motivada por la pandemia, lo que provoca que no se detecte un incremento sustancial en el volumen de usuarios. En principio, si las expectativas se cumplen, el crecimiento a medio/largo plazo puede ser relevante, dependiendo de la disponibilidad de la financiación necesaria. Esta situación está provocando la aparición de nuevas empresas vinculadas a otros sectores, sin experiencia en el nuestro, motivadas por las perspectivas de crecimiento en el mismo. Reducir el peso de los aspectos económicos y primar los técnicos en las licitaciones públicas es clave para garantizar servicios de calidad en el futuro.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters