Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Las claves para llegar a los consumidores millennials y centennials

Buscan un consumo consciente

Las claves para llegar a los consumidores millennials y centennials

Cada vez son mayores los retos a los que se enfrentan las marcas para conectar con los consumidores finales. Los jóvenes utilizan el móvil como motor de búsqueda ante cualquier problema y ya existen aplicaciones que te dicen cuál es el mejor tomate triturado o cuántos azúcares tiene el alimento que te vas a comer. Tienen toda la información que necesitan en la palma de su mano y es por ello que las preocupaciones alimentarias de los más jóvenes han cambiado y, con ello, la forma de consumir.

Es todo un reto para las marcas alimentarias lanzar nuevos productos y que tengan una gran aceptación entre los jóvenes. Ya no solo preocupa el sabor del producto, también el impacto que tiene, la composición, la facilidad de compra, cómo es el producto visualmente y cómo y cuándo es posible consumirlo.

Un estudio realizado por el equipo de Intelligence y Research de la consultora digital Findasense, revela cuáles son las tendencias de consumo de millennials (entre 21 y 39 años ) y centennials (menores de 20 años) y aseguran que las marcas tradicionales no han sabido adaptarse a estos nuevos consumidores pero “sí se están dando cuenta que deben pasar por una transformación hacia la digitalización de sus procesos de negocio y de interacción con el consumidor”.

‘Las cosas sobre la mesa. Macrotendencias, alimentación y bebidas’ es el nombre del estudio mencionado, que identifica cinco fases en la decisión de compra: impacto, composición, adquisición, imagen y consumo. Todas ellas tienen una gran repercusión en el consumidor a la hora de decidir si escoge un producto u otro.

Cada vez más concienciados con el impacto social

“¿Es ético el origen del producto que estoy comiendo? ¿Hay explotación infantil detrás? ¿Hay explotación en países subdesarrollados? ¿ Qué impacto tiene sobre el medio ambiente? ¿Cuánto dinero se está quedando el productor? El consumo consciente es uno de los fuertes de los más jóvenes y un hecho que afecta directamente a la manera de adquirir alimentos” explican fuentes de Findasense, mostrando la que sería la primera fase de la decisión de compra. Además, añaden que “hay gente que genera apoyo discursivo sobre las nuevas tendencias (en redes sociales principalmente) pero luego no quiere hacer un mayor desembolso económico en sus compras, por lo que no hay que creer todas las tendencias que muestran las redes sociales”.

Respecto a lo que concierne la composición del alimento, tanto millennials como centennialls buscan alimentos que aporten todos los nutrientes que el cuerpo necesita, demandan un etiquetado claro, menos azúcar, que el porcentaje del componente principal del producto sea elevado, menos conservantes químicos y una mayor personalización. Un ejemplo de esto último es la bebida ‘Kolibri’, que permite al comprador elegir la cantidad de azúcar que lleva su bebida.

La tendencia del delivery

La manera de adquirir los productos también ha dado un giro en los últimos años con la llegada de empresas como Uber Eats, Deliveroo o Glovo. A la que se unen nuevas como Too Good To Go, donde se pueden adquirir productos que están cercanos a caducar con una reducción de precio. Una vez más, el consumo consciente sigue teniendo una gran importancia en el poder de decisión. Además, estas decisiones vienen ligadas a la tendencia de ahorrar tiempo en ir al supermercado, proceso en el que los jóvenes demandan una mayor flexibilidad. Según el estudio, los fabricantes que apuesten por la personalización tanto en producto como en promoción podrían atraer más consumidores.

La cuarta fase, la imagen, ha pasado de ser un factor prácticamente invisible a cobrar una gran importancia. “El consumidor busca en la comida una experiencia sensorial. De allí que demanden productos que involucren lo visual o la textura, incluido su packaging, un diseño del espacio o una experiencia de consumo que marquen una diferencia. Es por eso que la originalidad, creatividad de las empresas es premiada con un story o posteo en sus redes sociales”, refleja el estudio.

Por último, la forma de consumir también ha cambiado. Los pedidos a domicilio se han incrementado notablemente en los últimos años y cada vez es mayor el número de restaurantes que abre un nuevo local en el que la única forma de consumir sea ‘take away’.

Este cambio de tendencias en la manera de consumir tanto, en millennials como en centennials, hace que las empresas del sector de la alimentación se vean obligadas a utilizar otros canales de comunicación con sus clientes, a modificar los productos que hasta ahora comercializaban, a lanzar nuevas líneas de producto más saludables, con un ‘packaging’ más atractivo y a ofrecer una mayor flexibilidad tanto en los productos como en el delivery.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters