Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Aspectos básicos para señalizar con seguridad las obras en carreteras

Podíamos pensar que, por su naturaleza, la señalización que nos encontramos en la carretera en caso de obras garantiza siempre nuestra seguridad y la de los trabajadores en el paso por esos tramos, pero no siempre es así.

Aspectos básicos para señalizar con seguridad las obras en carreteras

La señalización y el balizamiento de las obras en carretera deben ajustarse a las características de la obra y del tramo donde se realizan, así como a las condiciones de la conducción en la velocidad media a la que se circula. No basta simplemente con anunciarlo de forma visible o reiterada. Una excesiva señalización, o algunos mecanismos para la reducción de velocidades, pueden resultar peligrosos y pueden aumentar el riesgo de colisión o accidente.

Una señalización segura es la que evita accidentes y el factor determinante para ello es la credibilidad que da al usuario todo el sistema concebido en el plan de señalización. El conductor no debe verse sorprendido por situaciones no advertidas o de difícil comprensión ya que, con falta de destreza o atención, su reacción puede provocar un accidente.

Para empezar, hay que partir siempre del objetivo de la señalización: informar al usuario de la obra y ordenar la circulación en el tramo que ocupa. Por tanto, el sistema de señalización debe ajustar el paso de los vehículos a las circunstancias específicas para conseguir una mayor seguridad, tanto para usuarios como para trabajadores, y limitar al máximo las molestias y los problemas circulatorios.

No existe un modelo único de señalización. Dependerá del plan alternativo y las medidas que se consideren más convenientes para ordenar la circulación. En función de factores como el tipo de vía, la intensidad y velocidad de la circulación, la visibilidad, la importancia de la ocupación, su duración y la peligrosidad, se adoptarán unas u otras medidas. Puede ser establecer un itinerario alternativo, limitar la velocidad, cerrar el uso de algunos carriles, establecer un sentido único alternativo, etc. En todos los casos, una buena señalización y un balizamiento tiene que destacar la presencia de los límites de la obra, así como la ordenación adoptada.

Es fundamental que la señalización y el balizamiento estén justificados y sean creíbles sin resultar excesivos. Deben seguir la evolución de la obra en el espacio y en el tiempo. Hay que anular la señalización permanente que resulte contradictoria con la señalización especial del momento y ésta debe desaparecer tan pronto deje de ser imprescindible, total o parcialmente.

En el plan de señalización es fundamental la previsión para que permanezcan las medidas adoptadas frente a las diferentes situaciones concretas, se adapten a la evolución de la situación y se supriman cuando desaparezca la causa que las motivó.

Reducción de velocidad

Una medida habitual ante la presencia de obras es la limitación de velocidad por el riesgo que implican obstáculos inesperados con la posibilidad de detenciones o colisiones. Así que la señalización para la reducción de velocidad es de especial importancia para evitar riesgos de accidentes. Hay que tener en cuenta que no siempre es necesario limitar la velocidad y en caso de hacerse debe fijarse los límites en base a factores objetivos. Es frecuente que por rutina se fijen valores anormalmente bajos, que los conductores no comprenden. Ésto no solo es ineficaz, porque se suele ignorar pensando que es una trampa a efectos recaudatorios, sino que desprestigia el sistema de señalización en su conjunto y merma su credibilidad.

Aspectos básicos para señalizar con seguridad las obras en carreteras

Para reducir la velocidad se suele recurrir a una adecuada señalización vertical, que puede completarse para mayor seguridad por otros medios, como un estrechamiento de los carriles que reduzca el margen entre los vehículos o una modificación del trazado, que se suele materializar con balizamiento adecuado. En estos casos, para que sea seguro y eficaz requiere que el conductor perciba y comprenda con facilidad estas medidas y que estén coordinadas con el resto de señalización.

Elementos de señalización y balizamiento

Los parámetros de señalización varían dependiendo si se trata de obras fijas o móviles, aunque tienen mucho en común. En ambos casos siempre deberán utilizarse los elementos y dispositivos de señalización incluidos en el catálogo del Ministerio de Fomento y seguir las especificaciones de las normas correspondientes.

La Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento, tiene normas precisas y ejemplos prácticos de señalización y balizamiento para todos los supuestos, de forma que los responsables puedan tener la certeza de que realizan un buen trabajo y consiguen sistemas con todas las garantías de seguridad. Dentro de su especialización, los responsables de señalización y de seguridad en obras de carretera deben estar habituados a utilizar como referentes esta guía de ejemplos para su aplicación efectiva.

En conclusión, la señalización de obras en carreteras es una labor que requiere de una formación específica para realizar una correcta ejecución, que es lo que garantiza la seguridad de quienes trabajan en la vía y quienes conducen en su paso por esos tramos.

Juan Luis Cáceres es técnico en la consultoría de seguridad vial Itsak



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters