Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Carreteras más sostenibles con firmes de hormigón

Carreteras más sostenibles con firmes de hormigón

El uso del hormigón en los firmes de carreteras comporta enormes beneficios para la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible, dos objetivos en los que Anfehop (Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado) viene trabajando en los últimos tiempos y que consideramos fundamentales para el sector.

En primer lugar, un beneficio importante de los firmes de hormigón es que contribuyen a un menor calentamiento global, reduciendo enormemente las emisiones de CO2 causadas por el transporte en carretera. La segunda razón tiene que ver con la mayor resiliencia al cambio climático. Las carreteras de hormigón muestran una mejor resistencia al cambio climático y a las condiciones meteorológicas extremas, por ejemplo, frente a las altas temperaturas. El tercer factor tiene que ver con que el hormigón es un material cien por cien circular, es decir, cien por cien reciclable. Finalmente, la cuarta ventaja se basa en la gestión sostenible del agua. El hormigón contribuye a una gestión más ecológica del ciclo del agua.

Sin embargo, no son solo las razones medioambientales y relacionadas con el desarrollo sostenible las que justifican el uso del hormigón en la construcción de carreteras y de grandes proyectos de infraestructuras. Hay que sumar otras ventajas fundamentales como son la mayor durabilidad, el menor mantenimiento y la mejora en la seguridad vial frente a otros materiales empleados en firmes.

La vida útil de un firme de hormigón supera los 40 años sin apenas mantenimiento, lo que supone un ahorro muy importante en los costes de conservación. Al haber menos obras, mejora la capacidad de la vía y disminuyen los atascos y por tanto el consumo de combustible. La utilización del hormigón en carreteras y autovías evita problemas habituales que presentan otro tipo de firmes, como son las grietas en el asfalto, la escasa iluminación o los baches y desniveles. Esta disminución redunda en una mayor seguridad y menores daños en los vehículos por esta clase de desperfectos. Circular por carreteras con buena regularidad, mejora el confort de conducción y reduce el consumo de combustible. Además, el color claro del hormigón refleja mejor la luz, lo que contrarresta el calentamiento global.

El empleo de hormigón en la capa de base y en la de rodadura mejora la capacidad resistente de la vía, reduciendo el desgaste y la deformación. Esto supone grandes beneficios en términos de seguridad vial y disminución de la siniestralidad, ya que reduce el riesgo de 'aquaplaning', al no producirse acumulaciones de agua en la vía. La rugosidad del hormigón favorece el rozamiento transversal, mejorando la adherencia de las ruedas al firme.

Aunque sabemos que el coste de construcción de este tipo de pavimentos es más elevado que si se emplean mezclas bituminosas, el coste a largo plazo del proyecto es menor. Los pavimentos de hormigón tienen una vida útil mucho mayor que los de asfalto, que no va más allá de los 15 años. Además, el desarrollo local se ve favorecido, dado que la producción del hormigón se realiza en las proximidades de cada obra con materias primas locales.

En este sentido, Anfehop hemos elaborado una infografía informativa junto con la Asociación Europea de Pavimentos de Hormigón (Eupave), con la que queremos transmitir las ventajas que tiene la utilización del hormigón en la construcción de grandes infraestructuras.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters