Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Los espacios flex o de coworking se consolidan tras la pandemia en España

Los espacios flex o de coworking se consolidan tras la pandemia en España

Casi sin margen para asimilarlo, el coronavirus provocó que pusiéramos en marcha nuevos hábitos que afectaron tanto a nuestra vida personal como profesional, transformado gran parte de nuestro día a día. De repente y en un tiempo récord, el teletrabajo se había apoderado de un alto porcentaje del tejido empresarial de nuestro país y los grandes edificios corporativos pasaron de ser hervideros a convertirse en lugares con un clima cuanto menos inhóspito.

Desde hace ya varios años, los espacios flex o de coworking habían crecido exponencialmente, tanto en número de usuarios como en número de metros cuadrados explotados. Cada vez más, empresas de todos los tamaños encontraban en estos entornos una alternativa a explorar respecto a los alquileres convencionales de oficina. Todo parecía ir sobre ruedas y el crecimiento parecía estar asegurado. Pero llegó la pandemia y con ella el teletrabajo en muchos casos obligado: las compañías se encontraron de la noche a la mañana con espacios de trabajo completamente desocupados, con contratos de varios años de duración que cumplir hasta su vencimiento y con un coste de alquiler que no se veía amortizado tras las perdidas de ventas que estaba suponiendo la crisis mundial.

Fue en este momento cuando los espacios de trabajo flexibles pudieron desplegar todo su potencial. Las empresas comenzaron a ver las ventajas del alquiler flexible sin largas permanencias, la posibilidad de reducir o aumentar el tamaño de sus oficinas según las necesidades de la plantilla en cada momento y, sobre todo, pudieron poner en marcha nuevas fórmulas de trabajo híbridas que permitían la rotación de los equipos o el uso de los espacios por días o por horas.

El futuro del coworking y los espacios flex pasa por el crecimiento sostenible

¿Y ahora qué? Cada día son más las compañías que deciden apostar por la modalidad de espacios de trabajo flexibles para sus equipos, pero todavía queda camino por recorrer, una carrera de fondo en la que los operadores de este tipo de espacios debemos estar más involucrados que nunca. Dar a conocer y poner en valor las ventajas de estos entornos, ofrecer garantías, estar implicados con la sostenibilidad en todos los sentidos y seguir en constante evolución (tanto tecnológica como de producto) son nuestros principales retos.

Según numerosos estudios, el crecimiento del flex seguirá imparable en los próximos años: más de 5 millones de personas trabajarán en espacios de coworking en 2024 y, si nos fijamos en España, se prevé que para 2030 el 30% de mercado de oficinas esté copado por la modalidad de entornos flexibles. Ahora bien, si buscamos que finalmente se cumplan estas cifras, desde Lexington abogamos por un crecimiento sólido y viable que permita una evolución no solo en el corto plazo, sino de largo recorrido, que tenga como pilar un servicio al cliente del más alto nivel y que se sigan manteniendo e impulsando las condiciones de flexibilidad que dan sentido a este modelo de negocio.

Una hoja de ruta clara y consistente será clave para afianzar definitivamente al sector y convertirlo en referente indiscutible. Un trayecto que nos llevará, más pronto que tarde, a que cuando las compañías piensen en su oficina ideal, los espacios flex estén en la primera posición de su Top of mind.

David Vega es Ceo de Lexington



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters