Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La Seda solicita su liquidación

La Seda solicita su liquidación

Con el inicio del nuevo año, La Seda de Barcelona ha solicitado su entrada en liquidación al juzgado que tramita el proceso concursal en el que se encuentra inmersa desde este pasado verano. La compañía ha tomado este paso al considerar que se trata de la mejor alternativa para proteger el valor de sus activos "con el objetivo de facilitar un proceso ordenado de venta de los negocios de la Sociedad, garantizando su continuidad, y ello teniendo en cuenta la existencia de diversas manifestaciones de interés y ofertas recibidas por dichos negocios".

Realmente la medida pretende buscar una salida para la compañía a la vista de la propuesta de convenio presentada hace unos meses, donde, entre otros aspectos, se hablaba de una quita de entre el 75% y el 86% de la deuda, que no va a prosperar. La clave una vez más ha estado en la postura de Anchorage, fondo que desde hace aproximadamente un año controla gran parte del pasivo de la empresa y que habría presentado su particular plan de viabilidad poco después de que lo hiciera la dirección de La Seda.

La liquidación ahora anunciada no supone un trastoque serio a los planes de La Seda, que ya tenía gran parte de sus negocios a la venta desde hace unos meses, pero sí afecta a lo que resulta ser la joya de la corona: su división de transformados (APPE). En principio, la firma que saliese del proceso concursal en que se encuentra inmersa giraría en torno a esta área de negocio, al ser considerada la más rentable del grupo.

Desde el momento del anuncio, se ha especulado con el interés de BA Vidro, principal accionista de la empresa, hacia la compra de APPE, aunque por el momento, la firma lusa no habría concretado ninguna oferta hasta la fecha.

Entre medias, Anchorage parece que no tira la toalla y habría presentado junto con Credit Suisse y HSBC, y con el apoyo de acreedores como Deutsche Bank o el Institut Català de Finances (lo que le permite sumar más del 50% de la masa del pasivo), un plan de viabilidad alternativo que implicaría una fuerte inversión de corte industrial y el mantenimiento de la sede del grupo en Barcelona. El objeto claro sería impedir que La Seda sea troceada y, especialmente, conservar APPE dentro del grupo.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters