Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

CVC cede la propiedad de la papelera Lecta para evitar su quiebra

CVC cede la propiedad de la papelera Lecta para evitar su quiebra

El proceso que anunciara hace algunas semanas Lecta, con la contratación de los bancos de inversión Evercore y Rothschild & Co. para asesorar a la compañía en la búsqueda de alternativas para relanzar su negocio, ha concluido con la salida del principal accionista de la papelera, CVC Capital Partners, quien ha llegado a un acuerdo con los tenedores de los bonos para reestructurar la deuda.

En concreto, se han conseguido capitalizar dos terceras partes de la misma (400 M€, de un total de 600 M) en forma de bonos por acciones de la papelera, por lo que los bonistas se convierten en los nuevos dueños de Lecta.

La compañía ha logrado así reducir su deuda a 200 M€, con un vencimiento que se alarga hasta 2025. Los dueños de la deuda recibirán nuevas acciones a cambio de suscribir una nueva emisión de bonos por entre 80 y 100 M, que estarán fuera del perímetro de consolidación de la empresa. El acuerdo incluye la inyección de liquidez y el compromiso de abordar un nuevo plan estratégico que suponga la transformación de su actividad hacia papeles especiales, que aporten mejores márgenes.

Entre los nuevos propietarios, se encuentran Apollo, Chaney, Tikehau, Credit Suisse Asset Management y el propio CVC, informa El Confidencial. En este proceso, Lecta ha sido asesorada por Evercore y Rothschild & Co.

El fondo CVC, que entró en Lecta en 1999, ha intentado en estos años vender en diversas ocasiones la compañía e incluso hizo un intento fallido de sacarla a Bolsa hace un par de años.

Lecta está integrada por la española Torraspapel -con capacidad de producción para 623.000 t/año-, la italiana Cartiere del Garda -350.000 t- y la francesa Condat -450.000 t- y suma más de 3.100 trabajadores en plantilla. Su cifra de negocio se situó en 2018 en 1.486 M€, un 1,9% más que un año antes, si bien su ebitda se redujo un año más, un 4%, hasta 116 M€. En cuanto al primer semestre del ejercicio en curso, sus ventas se situaron en 681 M€ (-23%) y las pérdidas en 12,63 M, con un ebitda de 54 M€ (-18%). En este mismo periodo, la división de papel estucado cayó en torno a un 10%.

Precisamente uno de los objetivos de Lecta es la reducción del peso de este negocio, en favor de gamas de producto de mayor valor añadido. Por ello, el pasado mes de abril paró una de las líneas de producción de su filial francesa Condat en Lardin-Saint-Lazare y recientemente anunciaba el inminente inicio de un proceso de reestructuración de esta planta, para trasformar la línea de estucado en otra de papel adhesivo para etiquetas.

En este mismo sentido, ejecutó el año pasado inversiones por valor de más de 44 M€ en sus plantas españolas, principalmente en las que tiene en Almazán (Soria), que recibió unos 13,1 M, y en Leitza (Navarra), con otros 9,3 M.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters