Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Las tendencias de la industria del embalaje 2022

Las tendencias de la industria del embalaje 2022

Tras un año difícil debido a la pandemia, el sector aguarda con intriga lo que el futuro deparará. ¿Qué tendencias serán relevantes en 2022? ¿Hacia dónde se dirige el viaje? y, quizás más importante, ¿están las empresas bien posicionadas para ello? Hemos analizado para usted cuatro tendencias del sector y le ofrecemos aquí un breve resumen de lo que debería tener en cuenta el próximo año.

VUCA es un acrónimo de los términos ingleses “Volatility“ (volatilidad), “Uncertainty” (incertidumbre), “Complexity” (complejidad) y “Ambiguity” (ambigüedad), con el que se describe perfectamente la situación de tensión a nivel global que actualmente afrontamos en el ámbito económico y social. Francamente, no es solamente desde la pandemia que la industria y nuestra sociedad se enfrentan a retos fundamentales para los que únicamente encontraremos las soluciones adecuadas trabajando juntos.

Aunque no existe un remedio patentado para la complejidad de "VUCA", los motores de innovación de la centralidad del cliente, la digitalización, la eficiencia y la flexibilidad serán las claves del éxito en términos de un futuro sostenible. Ralf Schubert, socio gerente de Gerhard Schubert, afirma: "Con nuestra pasión por las soluciones técnicas, nuestra experiencia de décadas, nuestra competencia en investigación y nuestra curiosidad, nos consideramos una empresa bien equipada para los próximos años. Pero una cosa debe quedar clara para todos nosotros: se trata de retos muy grandes a los que nos enfrentamos y sólo podremos resolverlos si trabajamos todos juntos. Como empresa y como parte activa de nuestra sociedad".

Comercio electrónico: por dos vías hacia el futuro

Sabemos, no sólo desde la pandemia, que el comercio en línea seguirá siendo un factor de crecimiento constante en la economía mundial. La peculiaridad en este caso es que, sobre todo las personas mayores, han descubierto las compras por Internet durante la crisis del coronavirus. Este cambio en el comportamiento de compra va a desempeñar en el futuro un papel fundamental en la industria de los embalajes. Por un lado, existe la petición evidente de usar menos embalajes; y por otro, los productos embalados seguirán ofreciéndose en el comercio minorista o se embalarán adicionalmente para ser enviados al cliente final.

La característica más importante es el desplazamiento del punto de venta del minorista al ordenador, el smartphone o la tableta. La decisión de compra ya no se toma fuera, en los locales del minorista, sino delante o, mejor, en las respectivas páginas de inicio y plataformas en línea. Esto produce igualmente un gran impacto en los embalajes. En el comercio minorista, un producto tiene que imponerse visualmente frente a otros productos equivalentes; en el comercio electrónico, la decisión de compra se toma de antemano en Internet. Sólo en el caso de los productos de lujo, como los teléfonos inteligentes o los relojes, e igualmente en los cosméticos de alta calidad, el embalaje de la marca seguirá siendo un componente importante de la respectiva marca en el comercio en línea.

Antes de que los bienes de consumo se coloquen en el comercio minorista, la cadena logística ya está dividida en función del centro de fabricación-distribución o del centro de venta minorista-distribución. Esto significa que el embalaje, que en realidad está diseñado para el comercio estacionario, se retira de nuevo para el comercio electrónico y la mercancía se vuelve a embalar en cajas más adecuadas, una solución poco económica y menos ecológica. En este caso, las llamadas cajas inteligentes ‘GS1’ o los contenedores ‘E-Line’ pueden utilizarse directamente en las instalaciones del fabricante para evitar tener que volver a embalar la mercancía. Utilizando estos contenedores de transporte reutilizables, las empresas pueden reducir el número de cajas, películas y contenedores simplificando así la manipulación en la logística de mercancías.

"Por lo tanto, los requisitos para la industria del embalaje no disminuirán", resume Martin Sauter, director de ventas de Schubert. "Ahora se trata de diseñar los procesos de embalaje y entrega de forma proactiva y no reactiva.”

La impresión 3D sigue en auge

La impresión 3D se ha consolidado como una tecnología de fabricación reconocida y adquiere cada vez más importancia en tiempos de escasez de materias primas y de aumento de los cuellos de botella en el suministro. Desde hace tiempo, la impresión 3D ha dejado de ser un campo de juego creativo para convertirse en los últimos años en un auténtico "game changer" que cambiará la ingeniería mecánica sostenidamente.

Las ventajas de la impresión 3D en el proceso de embalaje son impresionantes: ofrece una libertad de diseño que antes era impensable. Hoy en día, las herramientas de ajuste de precisión para formas de producto frágiles y complejas pueden fabricarse en una sola pieza sin tener que añadir muchas piezas individuales y tornillos de fijación. El gerente de Schubert Additive Solutions GmbH, Marcus Schindler, explica: "Los componentes de plástico impresos están exentos de uniones, son más idóneos para el ensamblaje y más ligeros que sus homólogos metálicos, pero son igual de robustos, por lo que no sólo aprovechamos al máximo la libertad de diseño, sino que acortamos considerablemente el proceso de fabricación".

Las tendencias de la industria del embalaje 2022

Schubert Additive Solutions GmbH, una empresa que desde el principio ha profesionalizado la impresión 3D para sí misma y para sus clientes, va ahora un paso más allá. La solución se llama ‘Partbox’ y es la plataforma en la que se pueden subcontratar trabajos 3D certificados. Por lo tanto, los clientes sólo necesitan una impresora de filamentos de las disponibles en el mercado para poder producir la pieza correspondiente de manera rápida y flexible. Esto también revoluciona el almacenamiento: Las existencias de piezas de recambio y de desgaste, así como las herramientas, pueden almacenarse de forma segura y sencilla en la nube y recuperarse fácilmente cuando se necesiten.

La fusión selectiva por láser (abreviada SLM por su denominación en inglés Selective Laser Melting) será uno de los temas de tendencia para la impresión 3D en los próximos años. Este proceso es extremadamente versátil y, por primera vez, permite una libertad casi total en el diseño de componentes metálicos. En esta técnica basada en tecnología láser, el producto se construye a partir de polvo metálico capa a capa y se adhiere permanentemente mediante el rayo láser. Por lo tanto, la tecnología clave de la impresión 3D se ampliará en un futuro próximo para incluir la impresión de metales y seguirá ganando en importancia.

Sostenibilidad

Hace tiempo que el cambio de tendencia hacia una mayor sostenibilidad se ha posicionado en el centro de la sociedad. Muchos consumidores están ahora muy sensibilizados y son consecuentemente críticos a la hora de comprar. Los procesos de fabricación están pasando a ser el centro de atención y los embalajes ecológicos y sostenibles seguirán ganando fuerza como argumento de venta.

Conciliar la sostenibilidad y la eficiencia económica en los embalajes es uno de los retos más acuciantes a los que se enfrenta la industria. Al respecto, los procesos de embalaje optimizados a lo largo de toda la cadena de suministro, así como las tecnologías de embalaje asistidas por robots, altamente flexibles y preparadas para el futuro, están en el centro de atención. En el futuro, se tratará cada vez más de sustituir los materiales menos compatibles con el medio ambiente por alternativas sostenibles y de garantizar una seguridad del proceso de producción bajo aspectos de sostenibilidad, precisamente en cuanto a la utilización de la más amplia variedad de materiales. En el proceso, hay que sopesar caso por caso qué materiales tienen el mejor equilibrio medioambiental y de sostenibilidad en la visión global. Lamentablemente, no hay una respuesta sencilla como, por ejemplo, “el papel es más sostenible que el plástico”.

Para los fabricantes de las industrias de consumo rápido, en particular, es crucial ser lo más flexible posible en términos de sostenibilidad. Schubert ofrece aquí una solución óptima con su máquina formadora, llenadora y selladora de bolsas tubulares Flowpacker. Combina el control de calidad, los robots Pick and Place y una unidad de formado-llenado-sellado en una única línea extremadamente compacta. Todos los componentes del sistema están perfectamente adaptados a los requisitos de la industria del embalaje. La Flowpacker procesa tanto bandejas de plástico como bandejas y tableros en U de cartón sostenible, mostrando así una vía económicamente eficiente hacia un futuro sostenible. Pues, el fabricante que tenga que transformar su producción para elaborar embalajes sostenibles no tendrá otra opción más que incorporar las tecnologías que puedan procesar la combinación de materiales convencionales y sostenibles.

Las tendencias de la industria del embalaje 2022

El colega Cobot como nuevo miembro del personal permanente

Los robots constituyen una parte indispensable de la fabricación industrial de procesos desde hace décadas, caracterizándose en la industria del embalaje especialmente por unos requisitos aún más diferenciados. La velocidad y la flexibilidad son factores clave en este caso. A diferencia de los robots habituales, los cobots pueden utilizarse en cualquier lugar, son más fáciles y rápidos de programar y, por este motivo, están predestinados para ser utilizados en la industria del embalaje.

Por lo tanto, en el futuro se tratará de que los fabricantes puedan reaccionar de forma rápida y flexible a los cambios en los mercados o incluso en la gama de productos sin tener que invertir en largos tiempos de transformación, gastos de programación o una compleja fabricación de herramientas. La clave está en la "inteligencia artificial" (IA) o, quizás más exactamente, en el "aprendizaje de la máquina".

Un ejemplo perfecto de ello son las redes neuronales desarrolladas por la propia Schubert para las distintas tareas, que tienen en cuenta los requisitos especiales de la industria en términos de precisión, velocidad y flexibilidad y que siguen siendo únicas en el mercado. La base del éxito en este caso es la combinación sin interfaz de la robótica y el procesamiento de imágenes. Por ejemplo, todo lo que se necesita para programar un producto específico son fotos del mismo, que se usarán para entrenar la IA en la nube de Schubert y que posteriormente se cargan en el cobot como formato. "Estamos haciendo que el proceso de aprendizaje sea tan sencillo que en el futuro nuestros clientes podrán crear nuevos formatos y productos por sí mismos sin tener conocimientos previos de procesamiento de imágenes o programación", afirma Ralf Schubert, socio gerente de Gerhard Schubert GmbH.


Lo que ayer podía parecer ciencia ficción es hoy una realidad y los impulsores de la innovación, como Schubert, se están encargando de que se convierta en algo cotidiano. Con el nuevo ‘tog.519’, por ejemplo, se dispone del cobot más rápido del mercado para la “recogida de productos desordenados” (Bin Picking). Gracias al sistema inteligente de reconocimiento de imágenes, puede adaptarse a nuevas tareas con gran rapidez, incluso sin necesidad de programar en profundidad las aplicaciones. O dicho de forma más sencilla, cualquier persona que pueda manejar su tableta en casa también puede "programar" el nuevo ‘tog.519’.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters