Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Meliá volverá a generar caja desde julio y planea 55 incorporaciones en el periodo 2021-23, todas mediante asset-light

Meliá volverá a generar caja desde julio y planea 55 incorporaciones en el periodo 2021-23, todas mediante asset-light

Meliá Hotels International ha celebrado el de 10 de junio su Junta General de Accionistas, en la que se han realizado varios anuncios relevantes. Por un lado, el grupo obtendrá en junio su primer ebitda positivo, después de 15 meses de cifras negativas, y dejará de consumir caja para volver a generar caja neta a partir del 1 de julio, tal como ha remarcado Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente ejecutivo y CEO, en lo que ha calificado como "la peor pesadilla que nunca pudimos imaginar". Asimismo, el directivo avanzó que se contempla la incorporación de 55 establecimientos y 13.500 habitaciones en el periodo 2021-23, con la característica importante de que todos estos hoteles serán integrados mediante fórmulas ligeras o de asset-light. También resumió el lema de la nueva etapa que va a recorrer a partir de ahora la compañía, que pasará "de la venta de habitaciones a la venta de experiencias". Asimismo, aludió al proceso abierto de venta de algunos de sus activos, que seguirá operando, con el fin de obtener liquidez por valor de 200 M€, aunque sin concretar nada.

Gabriel Escarrer Jaume comenzó su intervención con un emotivo recuerdo a los 11 empleados de la compañía que perdieron la vida por causa del coronavirus, en España, México, Brasil y República Dominicana, exponiendo a continuación los negativos resultados obtenidos en 2020 y primer semestre de 2021, debido al fuerte impacto en el negocio turístico y a la lenta gestión de las vacunas y la coordinación internacional. El vicepresidente ejecutivo y CEO del grupo lamentó no haberse equivocado al vaticinar, al declararse la alarma sanitaria, que la actividad turística podría no recuperarse hasta el tercer trimestre de 2021. Junto a las ventajas competitivas del grupo, la visión del primer ejecutivo de la empresa y su capacidad de reacción permitieron a Meliá desplegar una eficaz gestión de contingencia centrada en una serie de “palancas de resiliencia” que concretó en las siguientes: la seguridad de empleados y clientes, la preservación del empleo y del talento, apoyándose en medidas como los ERTE en España, y la liquidez y continuidad del negocio.

Tras recordar los principales logros del plan en cada uno de estos ámbitos, Escarrer se centró en exponer cómo se ha preparado la compañía para la nueva era del turismo post-Covid, en el marco del Plan que se ha denominado “El Dia Después”, tras decidir que se aprovecharía la práctica paralización de las operaciones para impulsar y acelerar la transformación de la compañía en clave de digitalización, eficiencia y sostenibilidad. Los avances conseguidos en los tres grandes pilares del plan, a saber: la digitalización, la evolución organizativa hacia un modelo más digital y eficiente, y la sostenibilidad permitieron a Escarrer afirmar que en un entorno normalizado y con un nivel de ingresos similar al previo al Covid, la compañía tendrá una mejora de 300 puntos básicos en sus márgenes operativos. Escarrer expuso también la transición desde la gestión de contingencia hacia una nueva estrategia diseñada para el entorno post-Covid, hasta que se recuperen los niveles de ingresos de 2019 (que el consenso de expertos sitúan en torno a 2024), con la prioridad de conseguir una compañía más resiliente, a través del crecimiento y la mejora de su rentabilidad, contribuyendo además a la reducción de su deuda.

Expansión mediante asset-light

Partiendo de la visión estratégica 2030 ya planteada en el Plan Estratégico de 2020, que establecía “la aspiración de posicionarnos entre los primeros grupos hoteleros del mundo en el segmento medio y alto, afirmando nuestro liderazgo en hotelería vacacional y bleisure, y ser un referente en excelencia, responsabilidad y sostenibilidad”, Meliá se focalizará en los próximos años, según su consejero delegado, en impulsar la capacidad comercial y de distribución del grupo, una de las principales fortalezas competitivas de Meliá demostradas especialmente durante la crisis pandémica. Al mismo tiempo, seguirán apostando por una expansión de calidad, sostenible y rentable, impulsada por sus marcas y sus nuevos modelos de franquicia y de hoteles 'Affiliated by Meliá', que les permiten incorporar hoteles de terceros bajo fórmulas flexibles, algo fundamental en las actuales condiciones del mercado.

Con relación a la expansión, el ejecutivo recordó que hasta la fecha, en 2021 se han firmado 11 nuevos hoteles, cifra que esperan al menos duplicar durante el ejercicio, en todos los casos bajo fórmulas asset-light y en destinos vacacionales, el segmento que más rápido prevé recuperarse. En este sentido, Escarrer puso en valor el lanzamiento de modelos de crecimiento a través de franquicias y de hoteles 'Affiliated by Meliá', que gracias a su versatilidad y flexibilidad les han permitido crecer incluso durante la crisis, en destinos vacacionales de España, Grecia e Italia, así como la positiva evolución de la marca 'Innside by Meliá', que siguió incorporando hoteles en ciudades como Luxemburgo, Amsterdam o Newcastle, o protagonizando rebrandings de hoteles en Madrid y Mallorca. Por último, afirmó que la estrategia del grupo continuará apostando por su modelo de gestión hotelera o “sistema Meliá”, y por la venta de experiencias y el total revenue como palanca de rentabilidad.

La antesala de la recuperación

El CEO de Meliá insistió en reclamar prudencia ante la todavía escasa visibilidad en los viajes internacionales y la fragilidad de la situación sanitaria en algunos mercados, pero apostó claramente por situar el inicio de una “consistente recuperación” en el segundo semestre de este año. Para sustentar esta afirmación, Escarrer recordó las cifras internacionales de tráfico aéreo, las reservas “disparadas” tras el Estado de Alarma en España (que superan ya el 50% de las registradas en el mismo momento del 2019) , y la buena evolución de otros mercados como el alemán o el francés; de manera especial, destacó la inflexión en la tendencia que las cancelaciones manifestaron durante la pandemia, llegando a generar un crecimiento negativo de las reservas.

La exposición de Meliá al segmento vacacional, y su diversificación geográfica, volvieron a actuar como un escudo protector, ya que destinos como China, México o la República Dominicana hace tiempo que recuperaron el nivel de reservas previo al Covid, y el vacacional será claramente el segmento que antes se está recuperando. Por todo ello, Gabriel Escarrer anunció que, de seguir el ritmo de recuperación de la actividad, la compañía dejará de consumir caja a partir del mes de julio, pasando a generar caja neta.

El líder de Meliá Hotels International lo ha sido también, durante los últimos años, de la Alianza turística Exceltur, y no quiso dejar de hacer, en su intervención, una llamada a las instituciones nacionales y europeas y a la colaboración público-privada, por el papel fundamental que ambas tendrán en la recuperación del sector turístico tras la pandemia. Tras recordar las directrices señaladas por el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, para guiar esta recuperación sostenible y competitiva de la industria turística, coincidentes con las propuestas que desde Exceltur han venido reclamando las empresas, Escarrer lamentó que como ha destacado la propia Autoridad Fiscal Independiente, las ayudas a empresas en España han sido en general de las más restrictivas y tardías de Europa, y volvió a pedir un Plan de Rescate Empresarial al turismo a corto plazo por parte de las autoridades españolas, y un plan de inversiones en competitividad y sostenibilidad a medio y largo plazo, en el que deben jugar un papel fundamental los Fondos Next Generation de la Unión Europea. Escarrer insistió en que, como líderes del sector, desde Meliá han ejercido su responsabilidad y se han involucrado desde el primer día, no solo en la gestión interna de contingencia, sino en apoyar a la sociedad, y promover la defensa del sector ante las Administraciones. Para terminar, el CEO de Meliá recordó a los accionistas que, si un año antes les anticipó que 2020 no sería un año para pensar en los beneficios, sino para demostrar la resiliencia, preservar al máximo el valor de la compañía, y “tomar impulso”, 2021 será el año del cambio de tendencia y del inicio de la recuperación.

Capacidad de resistencia

Por su parte, el presidente no ejecutivo de la compañía, Gabriel Escarrer Juliá, hizo un balance de los principales impactos del Covid-19 en el sector turístico, poniendo en valor la capacidad de resistencia de Meliá, que atribuyó en parte a las grandes fortalezas que la compañía tenía cuando la pandemia estalló, refiriéndose expresamente a la solvencia financiera, la fuerte inversión realizada en la renovación y reposicionamiento de activos hoteleros, y a la apuesta por la digitalización,junto con una eficaz gestión de la crisis. Escarrer Juliá, que recordó que Meliá Hotels cumple en 2021 sus primeros 65 años de historia, destacó también el papel y la responsabilidad de las empresas familiares -que según la Encuesta Mundial realizada por PWC aportan más de la mitad del Producto Interior Bruto global- y enmarcó en los valores de empresa familiar la gestión responsable y colaborativa que la empresa ha desarrollado con sus empleados, clientes, proveedores, propietarios de hoteles, accionistas, y tercer sector, a lo largo de los 15 meses desde la declaración de la enfermedad. De este modo, resumió el apoyo ofrecido por Meliá a sus empleados y los esfuerzos realizados para preservar el empleo, facilitarles el teletrabajo y potenciar la formación y muy especialmente la capacitación digital, y acompañarles también emocionalmente, además de proteger su salud en todos los centros de trabajo. Explicó la colaboración mantenida con los propietarios de muchos de los hoteles operados por el grupo, que permitió a Meliá un importante ahorro de rentas ante el cierre de los hoteles y la ausencia de ingresos, sin dejar de cumplir los acuerdos y compromisos pactados. Respecto a los proveedores, Escarrer Juliá agradeció la comprensión y empatía mostrada por la mayoría de ellos, así como la solidaridad de las empresas que ofrecieron desinteresadamente productos y servicios a los hoteles que Meliá cedió para ser medicalizados.

Destacó también la relación de apoyo y cercanía mantenida por la compañía con sus clientes, ofreciendo la máxima flexibilidad y apoyo, ampliando incluso, a pesar del descenso en las ventas, las ventajas para los clientes fidelizados, que se incrementaron en un 4% durante 2020 y rozan ya los 13,5 millones de miembros del programa MeliaRewards. Ante sus inversores y accionistas, Escarrer agradeció su confianza y se comprometió a recuperar e incrementar el valor de la compañía después de la crisis, al tiempo que destacó que, pese a la todavía alta volatilidad, el mercado ha reconocido el valor de Meliá Hotels International, recuperándose la acción de la fuerte caída inicial y manteniendo una tendencia estable y positiva, que esperan mantener al afrontar ya el inicio de la recuperación. El presidente del grupo quiso dejar para el final los compromisos mantenidos por Meliá con la sociedad, las víctimas del Covid y los colectivos esenciales frente a la pandemia, así como los avances en la estrategia del grupo contra el cambio climático, a pesar del retroceso sufrido a nivel mundial por la agenda medioambiental ante la emergencia sanitaria. En este sentido, recordó la cesión de 18 hoteles como centros asistenciales o para cuarentenas o colectivos en primera línea, así como otras donaciones y acciones de apoyo social y familiar a empleados en países en desarrollo, y expresó su satisfacción por el reconocimiento como la hotelera más sostenible del mundo en 2019, y como la segunda más sostenible en 2020, en el Corporate Sustainability Assessment realizado por Standard & Poor’s Global, y por la inclusión entre los “Líderes Europeos del Clima” por el Financial Times y la consultora Statista.

Por lo demás, la Junta General de Accionistas ha acordado renovar los cargos de cuatro consejeros, entre ellos, el del consejero ejecutivo de la compañía, Gabriel Escarrer Jaume, y nombrar a María Antonia Escarrer como consejera dominical, en sustitución de la sociedad Hoteles Mallorquines Consolidados. Asimismo, se han aprobado las cuentas anuales del ejercicio 2020, la propuesta de aplicación de resultado (sin reparto de dividendos) y la nueva Política de Remuneraciones del Consejo para los ejercicios 2022 a 2024.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters