Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El eyetracking llega a la logística

El eyetracking llega a la logística

Las aplicaciones del eyetracking, como se conoce a la tecnología que permite detectar el movimiento de los ojos, cada vez se está extendiendo a más ámbitos, incluyendo el mundo de la logística. Según algunos estudios internacionales, el mercado global de eyetracking crecerá en torno a un 28% anual hasta 2025, hasta alcanzar un valor de 280 M$, aunque con una penetración desigual. Mientras que en algunos sectores su uso es aún muy incipiente, en otros, como la salud y el retail registran una mayor penetración. A corto plazo, automoción, neuromarketing e industria 4.0 protagonizarán importantes desarrollos.

En este contexto, Irisbond, compañía 100% española pionera en tecnologías de apoyo y software para eyetracking, está haciendo los primeros testeos. Concretamente, en relación a la industria 4.0 está trabajando sobre las posibles aplicaciones del eyetracking para la industria robótica y especialmente, para la robótica colaborativa hombre-robot. En este sentido, se investiga con aplicaciones en tareas de inspección con cámara, que permitan dirigirla con los ojos al punto donde se ha de tomar la fotografía de inspección, y dar la orden de disparo de foto mediante guiño del ojo. Otro uso implica el concepto del “tercer brazo”, que permitiría a los operarios que necesitan utilizar ambas manos para manejar cierta maquinaria dar instrucciones a un robot con los ojos para que realice operaciones adicionales. Asimismo, también facilitará la inserción laboral de personas con ciertas discapacidades comunicativas a determinados puestos de trabajo de las planta de producción. Finalmente, su implementación en el sector permitirá evaluar el desempeño de una actividad, dar entrenamientos concretos o aportar una transmisión más eficaz del conocimiento. También tiene aplicaciones en la medición de los factores humanos, la seguridad y prevención laboral.

"El eyetracking permite, por ejemplo, que un operario pueda controlar un determinado proceso cuando tiene las manos ocupadas o también, aumentar la precisión en determinados procesos quirúrgicos. Gracias a los últimos avances en IA y ‘Deep-learning’, estamos evolucionado nuestros desarrollos integrando la mirada en aplicaciones tan diversas como la robótica colaborativa, el neuromarketing o la automoción, sin duda tres sectores que incorporarán muchas novedades en torno a una de las tecnologías del futuro”, afirma Eduardo Jáuregui, fundador de Irisbond. “Creo firmemente en que el futuro pasa por facilitar la manera en la que los humanos nos relacionamos con el entorno. La mirada es uno de los medios más naturales de comunicación. Además, es totalmente inclusiva y no discrimina a colectivos que puedan ver limitadas sus capacidades de habla o movilidad", apunta Eduardo.

Software de eyetracking de origen español

Irisbond nació en 2013 de la mano del centro de tecnología aplicadad Vicomtech-IK4, desarrollando un sistema basado en el principio de seguimiento ocular que permite controlar de forma precisa e intuitiva un ordenador mediante el movimiento de los ojos. Aunque inicialmente se pensó como ayuda técnica a personas que sufren algún tipo de limitación (ELA, tetraplejia, parálisis cerebral, etc.), sus fundadores se dieron cuenta del potencial de esta tecnología para todo tipo de usos, desde optimización de procesos industriales, a la conducción de coches. Así, ha evolucionado hacia un modelo SaaS que le permite ser adaptable a las necesidades de cada proyecto. Para ello ya cuenta con un equipo de 16 personas en plantilla, una red de agente en Latinoamérica y distribuidores y partners en Europa y EE.UU.

Como ejemplo práctico, y gracias al programa de aceleración Bind 4.0, en 2017 Irisbond desarrolló un proyecto junto a ABB para controlar robots con la mirada. "El proyecto consistió en aplicar nuestra tecnología eyetracking al sistema del robot para conseguir una interacción hombre-máquina (Human Computer Interface, HCI) a través del movimiento de los ojos. La tecnología de Irisbond permite interactuar con el entorno de manera natural a través de una webcam estándar, combinada con algoritmos basados en inteligencia artificial y más concretamente, técnicas de deep learning aplicadas a visión por computación. El primer desarrollo de la unión de la tecnología de eye-tracking de Irisbond y de la tecnología de robótica industrial de ABB se realizó con el robot YuMi -el primer robot industrial colaborativo intrínsecamente seguro y de doble brazo", explica Jáuregui.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters