Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra cumple un mes de funcionamiento

La Unidad de Protonterapia de la Clínica Universidad de Navarra cumple un mes de funcionamiento

Como estaba previsto, la Clínica Universidad de Navarra inauguró el pasado 2 de abril su nueva Unidad de Protonterapia en su sede madrileña. Su primera paciente, que comenzó el tratamiento el 17 de abril, es una mujer afectada por un tumor de origen digestivo recurrente en una zona previamente radiada, por lo que requería la aplicación con súper precisión dosimétrica. En palabras del doctor Felipe Calvo, director de la nueva unidad, "es una oportunidad de controlar su enfermedad de 17 años de evolución".

Según un comunicado de la compañía, se trata de la primera unidad de terapia de protones en un centro de cáncer intrahospitalario en España y está equipada con un sincrotrón de Hitachi, una tecnología con la que cuentan centros de referencia en oncología como Clínica Mayo, MD Anderson, John’s Hopkins, St. Jude’s Children’s Research Hospital o Hokkaido University Hospital y que ha proporcionado tratamiento a más de 60.000 pacientes en todo el mundo. El sincrotrón, que funciona como acelerador de partículas, es "el más moderno disponible actualmente y mucho más eficiente energéticamente, ya que es el que produce menos radiación secundaria". La clínica lo define como "un acelerador “limpio” , ya que permite acelerar el haz de protones justo hasta la energía requerida para alcanzar el tumor de cada paciente de forma individualizada, sin precisar filtros artificiales para la generación del proceso de “frenado” (mediante el cambio de energía que selecciona el sincrotrón para el propio haz)".

El centro está equipado con un sistema para el tratamiento con protones de los tumores sujetos a movimiento respiratorio que está incorporado al sistema instrumental. Asimismo, se realiza un "tracking" en tiempo real para localizar y cuantificar el movimiento del tumor, para poder aplicar inmediatamente la irradiación necesaria que afecte lo mínimo posible al tejido sano.

Como explica la Clínica Universidad de Navarra, "la terapia con protones es la modalidad de radioterapia externa de mayor precisión, que aporta mejor distribución de la dosis (exacto-precisión dosimétrica, es decir, dosis de radiación exacta en el lugar preciso) y, por tanto, menor irradiación de los tejidos sanos y menor riesgo de efectos radioinducidos innecesarios (segundos tumores)". Entre sus ventajas se encuentra una menor toxicidad que la hace especialmente indicada para tratar tumores de localización y extensión compleja o cercanos a órganos de riesgo muy sensibles a la radiación y tumores susceptibles de ser tratados por radiación externa en niños y en personas mayores con pluripatología crónica; una mayor precisión (al depositar los protones su energía a través de un barrido de impactos milimétricos por puntos y por capas del tumor); facilita el aumento de la dosis en el tumor (proporcionando un mayor control local de la enfermedad y reduciendo la irradiación dispersa innecesaria); un mayor beneficio dosimétrico que otras modalidades de radioterapia de alta precisión.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters