Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La pandemia evidencia la necesidad de fomentar los servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio

La pandemia evidencia la necesidad de fomentar los servicios de teleasistencia y ayuda a domicilio

La pandemia del Covid-19 ha evidenciado la necesidad de potenciar y reestructurar los servicios de atención domiciliaria presencial (SAD) y teleasistencia en nuestro país, cuyo desarrollo se hace imprescindible para cambiar las formas de atender a nuestros mayores, prolongando su estancia en el hogar, contando con el apoyo y cuidados necesarios y, en consecuencia, retrasando la institucionalización en residencias y/o hospitales de crónicos. Con ello, además de complacer los deseos de la mayor parte de los usuarios, se conseguirá un importante ahorro para ellos y para las propias administraciones. El estudio elaborado por Sondea para el Grupo Clece sobre "El Futuro de los Cuidados"confirma que más de la mitad de los usuarios, con edades entre 55 y 70 años, preferirían ser cuidados en casa de forma profesional en su vejez.

En los presupuestos para 2022 de buena parte de las comunidades autónomas ya se han ampliado las partidas destinadas a la Dependencia y, en particular, a los servicios domiciliarios, apoyándose en la inminente llegada de los fondos europeos, dentro del Plan de Transformación, Recuperación y Resiliencia.

Pero, pese al consenso, el cambio de planteamiento necesario no será tan rápido en la práctica y los operadores calculan que al menos pasarán dos o tres años para que los resultados se noten y se produzca un incremento cualitativo y cuantitativo de los servicios.

En este escenario, las principales demandas de los grupos especialistas se centran en el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas complementarias, que requieren inversiones que, sin recursos públicos, no pueden ser asumidas; y sobre todo, la principal demanda es conseguir dignificar el papel del cuidador, fomentando su formación y tratando de retener el talento incrementando los salarios, para lo que es necesaria una dotación económica mayor en los contratos públicos.

En 2020, la teleasistencia se popularizó durante la crisis sanitaria y aumentó su demanda, atendida mayoritariamente por los diez primeros grupos del sector, encabezados por el grupo Tunstall Televida, Cruz Roja y Atenzia a los que siguen todavía de lejos Asispa, DomusVi, Eulen y Clece, según los datos recogidos por Alimarket Sanidad y Dependencia para el Informe 2021 de Teleasistencia y SAD en España.

En el caso de la atención domiciliaria, la evolución de los principales grupos fue desigual: el grupo Clece mantiene su liderazgo, pese a reducir su número de usuarios atendidos por debajo de las 98.000personas, en octubre de 2021. Mientras, el grupo DomusVi conseguía consolidar su segundo puesto, colocándose por detrás de la asociación Asispa y Sacyr Social. El quinteto líder se completa con la cooperativa Suara. Entre los grupos que más crecieron cabe destacar a la andaluza Macrosad y al grupo Arquisocial, este último controlado desde 2020 por el grupo Urbaser.

Por último, durante 2020 y 2021 han seguido ganando peso los operadores especializados en SAD privado, un área en la que siguen aumentando su peso Qida; Depencare; Cuida Care Marketing (Cuideo); Cuidum; y la asociación Asisted.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters