Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

“ El objetivo es doblar el tamaño de Frías Nutrición en cinco años”

Entrevista a Gonzalo de Rivera García, CEO de Alantra Private Equity, y Bruno Delgado, Socio de Alantra Private Equity.

“ El objetivo es doblar el tamaño de Frías Nutrición en cinco años”

Alimarket Gran Consumo: ¿Cuáles son los factores que están propiciando el creciente interés de los fondos de inversión por el sector nacional de alimentación y bebidas? Gonzalo de Rivera: Hay una confluencia de factores que hacen que este sector sea de interés para los fondos de private equity y para Alantra en concreto. El primero es el tamaño. El sector de alimentación es, en su definición más amplia, un sector de tamaño, que permite el crecimiento a nivel nacional de las compañías que en él operan, lo que facilita la realización de un plan de negocio en cualquier plataforma en la que invirtamos. El segundo factor es que existen muy buenos profesionales tanto en el sector primario como en el transformador, que tiene un “know how”, un “expertise” y una marca muy buenos a nivel nacional. Por último, muchas de las compañías, fruto de la fragmentación de este sector, no han dado todavía el salto a mercados internacionales. En conjunto, todo ello hace que este sector sea muy interesante para que un private equity como nosotros apueste por una plataforma y la ayude a crecer. Bruno Delgado: Desde la perspectiva inversora también es interesante que el sector alimentación es muy estable por definición, y también defensivo, lo que desde una visión de ciclo y de portfolio lo hace muy atractivo para nuestros fondos. A.G.C.: ¿Qué valoración hacéis sobre la evolución del comportamiento del precio en este tipo de operaciones en el sector de alimentación y bebidas?, ¿qué previsiones manejáis sobre el comportamiento del precio a corto y medio plazo? B.D.: Yo no distinguiría mucho alimentación del resto de sectores. Creo que hay una tendencia global de inflación de precios en todo tipo de activos. Venimos de años en los que el ciclo era diferente y las compañías rebajaron sus expectativas de valoración, y creo que este tiempo ya pasó. Ahora las expectativas se han reposicionado y estamos viendo un mercado alcista en todo tipo de sectores. Sin embargo, en comparación con otros mercados, España sigue siendo muy atractivo en precio, por lo que creo que a corto plazo las valoraciones tienen todavía cierto recorrido al alza. A medio plazo volverá a haber una cierta corrección. G.d.R: El matiz es que el precio siempre es una ratio relativa. Coincido con el análisis de Bruno, sin embargo, creo que la calidad de las compañías es mejor ahora de lo que era hace unos años y las perspectivas de crecimiento también lo son. Es decir, entre los años 11 y 14 el múltiplo de precio era inferior, pero las compañías todavía tenían que demostrar que eran capaces de sobrevivir y de salir de nuestras fronteras, mientras las de hoy son las supervivientes de una crisis tremenda y por definición son compañías mejores. ¿Son más caras? Tienen precios más altos, pero no creo que se esté sobrepagando. A.G.C.: ¿Qué sectores o qué tipo de empresas son actualmente más atractivas para el private equity? ¿qué características diferenciales son claves a la hora de afrontar una inversión o descartarla? G.d.R: No existe un sector o un nicho más atractivo que otro. Se trata de una confluencia de factores que si se alinean hacen que una operación sea atractiva para nosotros y que nosotros seamos un socio atractivo para aquella compañía. Son factores muy generales, pero no dejan de ser ciertos. Primero, un magnífico equipo gestor al frente, personas, que pueden ser directivos, accionistas, o la combinación de ambas. Gente que tenga una ambición de crecer, un plan de negocio concreto y que sea capaz de llevarlo a cabo. Segundo, tener un posicionamiento diferencial, bien sea siendo líderes de mercado, a través de un producto propio con marca propia, a través del acceso a una materia prima de forma diferenciada, algo que sea particular y no genérico del sector en sí. Y el tercer vector sería tener la capacidad de exportar ese modelo de negocio fuera del mercado nacional en el que operan actualmente. Estos tres factores, unidos a la capacidad de crecimiento inorgánico, es decir, que funcione como una buena plataforma para integrar compañías nuevas o desarrollar nuevos productos dentro de su área de influencia, son los factores que a nosotros nos atraen más. B.D.: Nosotros nos definimos como inversores de proyecto, más que de sectores. Al final, lógicamente, siempre hay un escenario que es el sector, pero nosotros somos inversores de crecimiento y buscamos el valor en la expansión de las compañías en las que entramos, no desde una mentalidad de reestructuración financiera o de estrategias cortoplacistas. El sector de alimentación es muy amplio, muy maduro en muchas categorías, pero también con categorías de gran crecimiento, y esa es la tipología de situación que vamos buscando. Pero más allá de eso, buscamos atributos, como posicionamiento, tecnología, marca, equipo directivo. Por eso también hay posibilidades de hacer grandes proyectos en sectores maduros. A.G.C.: En marzo de 2018, la también firma de private equity Ardian culminaba la compra de Berlys -donde Alantra era copropietaria junto a Artá Capital- y Bellsolà. Alantra mantiene una participación minoritaria en el capital de la nueva Monbake, que reúne actualmente la actividad de las dos panificadoras, y un puesto en su consejo de administración. ¿Cuáles son ahora los objetivos de Alantra en este proyecto? B.D.: Actualmente mantenemos cerca de un 10% en el accionariado, dentro de un consorcio de inversores financieros, todos de la misma naturaleza y perfil, y por lo tanto todos plenamente alineados. Una vez que habíamos pasado nuestra primera etapa en Berlys, había llegado el momento de dar un paso más y pensar en un proyecto nuevo, y se nos plantea la posibilidad de participar en la fusión del número dos del sector, Berlys, y el número cinco, Bellsolà, dos compañías muy complementarias en productos, centros productivos o canales de distribución. Actualmente, en un contexto donde el panorama de consumo es favorable, y en un sector donde sigue la tendencia de sustitución de masa fresca por masa congelada, los fundamentales de crecimiento siguen siendo muy atractivos. Participar en los movimientos de consolidación sectorial es algo que tiene mucho sentido para Berlys y la integración con Bellsolá es un gran paso en esa dirección, y ese es el proyecto en el que estamos enfocados. A.G.C.: Durante los últimos años, Berlys venía mostrado un comportamiento relativamente plano en sus ventas y no había logrado dar el deseado salto a mercados exteriores. ¿Qué objetivos maneja ahora el consejo de administración de Monbake? ¿cómo ha cerrado este primer ejercicio 2018? G.d.R: Para nosotros la etapa 2011/2018 es una inversión que nos deja un excelente sabor de boca, de hecho es una operación que está galardonada como la mejor operación de private equity en 2018, en el momento de nuestra salida. Es una operación acompañada de una mejora organizativa tremenda, a la que no le habíamos podido meter ese crecimiento inorgánico y es precisamente este proyecto de Ardian el que incorpora ese elemento. Tenemos una compañía que ha sido muy rentable para nosotros, un sector que conocemos fenomenal, un equipo directivo que conocemos también muy bien, y un proyecto al que se le dota de crecimiento inorgánico. B.D.: Berlys es la compañía más rentable del sector y eso no es por casualidad, sino fruto de un gran trabajo de equipo. Lo cierto es que a partir de 2014 y en adelante empieza a cambiar el ciclo económico, y eso, unido a muchos esfuerzos en la gestión de una transición desde una compañía familiar a una compañía con equipos de gestión profesionalizados, a la mejora de procesos, de la calidad y de la innovación, da como frutos que Berlys haya presentado buenos resultados. Son años de vuelta al crecimiento y sobre todo años de mejoras sustanciales de márgenes. El proyecto actual nos va a mantener entretenidos bastante tiempo. Cumplimos ahora un año del inicio de esta nueva etapa y la integración de dos operadores relevantes requiere de un trabajo enorme. Yo creo que hemos tenido un primer año muy bueno, de consolidación de todas las iniciativas de integración, algunas concluidas y otras que siguen su curso. El foco actual es extraer todas las sinergias entre ambas. A partir de aquí, la compañía sigue su curso con un plan muy potente de inversiones y de innovación. En este sentido, dentro del plan de especialización y racionalización de las plantas de producción, estamos introduciendo también un plan expansivo, de crecimiento de capacidad en productos existentes y para dar forma a todo ese plan de innovación. Nuestro plan contempla inversiones del orden de 150 M€, y estamos adelantando inversiones que estaban previstas para años posteriores, de forma que 2018 ha sido un año de fuertes inversiones y 2019 va a ser todavía más fuerte. Por otro lado, a corto plazo va a seguir siendo fundamentalmente un proyecto doméstico, en el que la parte internacional seguirá creciendo por la vía orgánica. Pero es cierto que para que el perfil de la compañía cambie mucho en los mercados internacionales sería necesario crecer por adquisiciones. Respecto al cierre de 2018, no te puedo decir cifras oficiales, pero estamos por encima de los 300 M€ de facturación, con un crecimiento muy saludable y unas rentabilidades muy buenas. A.G.C.: Alantra tomaba una participación mayoritaria en Unión Martín en junio de 2018. Aproximadamente el 25% de su negocio procede de su alianza con Mercadona. Al ser un acuerdo basado en productos muy específicos y para el mercado canario, ¿afectará a corto plazo el cambio de política que está llevando a cabo la cadena valenciana en relación con sus interproveedores y la apertura a nuevos proveedores? ¿Podrían extenderse el acuerdo entre ambos a la Península? G.d.R: Estamos encantados de trabajar con Mercadona y nos gustaría seguir trabajando con ellos todo lo que ellos nos dejen. Yo creo que Unión Martín tiene un posicionamiento único en el caladero FAO 34 en el que operamos, con siete barcos en propiedad y acuerdos con otros 15 o 20 armadores, lo que nos confiere una cuota de captura de entre el 10% y el 15%, y esa garantía de suministro es la que nosotros ofrecemos a Mercadona. Siempre que podamos seguir ofreciendo ese recurso, no nos debe preocupar la política de proveedores que tenga Mercadona. Adicionalmente somos el único operador en esa categoría que tiene capacidad fabril en las Islas Canarias, por lo que pensamos que estamos muy bien posicionados. Como proyecto nuestra idea es seguir creciendo en todos los canales. En gran distribución con Mercadona, evidentemente, y también en Horeca y mayoristas, y sobre todo en el área de exportación, que actualmente representa alrededor del 10% de la facturación, y queremos triplicar esta ratio. A.G.C.: ¿Tienen prevista a corto plazo alguna compra más en este caladero en el que ya disponen de 7 barcos o el siguiente paso es crecer en otras aguas y otras especies? ¿Cuál es actualmente la estrategia o los objetivos de Unión Martín?, y ¿cómo ha cerrado Unión Martín el ejercicio 2018? G.d.R: El objetivo industrial de Unión Martín es convertirse en el referente europeo del segmento de cefalópodos. No queremos salirnos del mundo del cefalópodo y seguramente tampoco de FAO 34, si bien de forma oportunista podríamos ampliar nuestros intereses a otros caladeros. Pensamos que un operador de pesca tiene fuerza y sentido si se especializa en una serie de especies. Con esa visión, el objetivo es incrementar nuestra presencia en origen, combinada con la capacidad transformadora. El ejercicio 2018 ha sido un año muy bueno para nosotros y ello a pesar de la confluencia de algunos factores atípicos. Por un lado, ha sido un ejercicio en el que se ha capturado menos volumen de pescado ya que tan solo se han producido tres mareas frente a las cuatro anuales habituales, y por otro lado el último trimestre no ha sido fácil a nivel de márgenes porque ha habido una caída del precio de algunas materias primas. Con todo, atendiendo a cifras comparables hemos crecido sustancialmente, y la compañía ha acabado el año muy bien, muy sólida en caja y con muchas expectativas de crecimiento para 2019. A.G.C.: Las entradas de capital riesgo en el sector pesquero están siendo una constante y tendrán su máximo exponente en la compra de Iberconsa y en la previsiblemente futura de Nueva Pescanova. ¿Qué hace tan atractivo este mercado para las empresas de private equity? G.d.R: Intuyo que lo mismo que nos ha gustado de Unión Martín. Tendencia saludable de la proteína marina, escasez de oferta en el caladero, que está cada vez más restringido, con oferta estable, pero no creciente. Esto significa que hay una falta de sincronía entre la demanda y la oferta, que a largo plazo se va a reflejar en un escenario de precios crecientes. El segundo motivo es que falta escala, es decir, que hay pocos operadores con escala global que tengan capacidad de suministrar de forma recurrente a la gran distribución, que cada vez recurre más a la categoría del pescado como un elemento diferenciador dentro de su lineal. La capacidad de crear grandes compañías que puedan atender esta demanda es una palanca muy atractiva. A.G.C.: En la operación de Frías Nutrición, el foco de Alantra vuelve a girar hacia un sector muy diferente, el de la elaboración de referencias vegetales -bebidas y postres vegetales-, y hacia una empresa con una facturación muy inferior a Monbake y también menor a Unión Martín. ¿Cuáles han sido las claves para apostar por Frías Nutrición? B.D.: Es una compañía que cumple muy bien con nuestros requisitos y con la estrategia del fondo, en cuanto a tamaño, entorno a los 60 M€, que entra en nuestro rango habitual, y también en cuanto a historia, posicionamiento y proyecto. Primero, es una compañía con una gran tradición en el sector lácteo y una historia reciente de reconversión, apostando por nuevos segmentos de crecimiento en el mundo de la alimentación. Han logrado hacer una reconversión muy exitosa, para poner el foco en un nicho de súper crecimiento, como es el de los alimentos con base en la proteína de origen vegetal. A día de hoy tiene además un posicionamiento inigualable, sirviendo a casi todas las grandes cadenas de distribución del país. Estamos invirtiendo en un sector con mucho potencial de crecimiento, junto a una familia que ha hecho muy bien las cosas y que está muy implicada en el desarrollo del proyecto a futuro. Ellos quieren dar un paso más allá, quieren profesionalizar la compañía, desarrollar nuevos productos y dar el salto al mercado internacional. Ésta compra es paradigmática del tipo de operaciones que nosotros buscamos. A.G.C.: El acuerdo “contempla consolidar su liderazgo en el mercado doméstico mediante el lanzamiento de nuevos productos en las categorías donde ya opera y en otras adyacentes, así como desarrollar su presencia internacional”. ¿Cuáles son las líneas estratégicas para alcanzar estos objetivos? B.D.: El objetivo es doblar el tamaño de la compañía de forma orgánica en cinco años. Ya lo han hecho antes. En este periodo entra la primera etapa de internacionalización y el crecimiento en el mercado doméstico. Las grandes líneas estratégicas son claras. Primero, estamos en un sector que crece, así que buena parte del proyecto es seguir liderando el crecimiento del sector en las categorías actuales, en las que hay recorrido. A partir de ahí, los dos grandes vectores en el desarrollo de futuro son la apuesta por la innovación y la salida al exterior. En cuanto a innovación, va a haber lanzamientos de nuevos productos, tanto en las categorías actuales, donde hay mucho terreno para innovar, como en segmentos adyacentes. Aquí existen muchas posibilidades de desarrollo porque este es un sector emergente que claramente va a más. Hay mucho campo de desarrollo en postres, bebidas vegetales, también en el mundo del tofu y sus derivados, con cierta innovación y sofisticación. Y más adelante, en otros segmentos de alimentación vegetal, que son campos que están hoy por hoy prácticamente en nacimiento y en los que vamos a ver mucho desarrollo en el futuro. El otro vector es la salida al exterior. Frías todavía es una compañía muy doméstica, con cierta actividad de exportación, si bien no se le han dedicado recursos ni foco de actuación, y donde hay mucho recorrido, principalmente por la vía orgánica. Pero tenemos también bastante bien mapeado el sector a nivel europeo y sabemos que se trata de un sector todavía muy emergente y que está muy fragmentado. Hay muchas compañías especializadas en determinados tipos de productos que encajan muy bien con nuestro portfolio y que pueden ser oportunidades de acelerar ese proceso de innovación y a la vez incrementar nuestra presencia en el mercado. ...


Leer noticia completa





Compartir por e-mail

Suscríbete a nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters