Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El sector orujero encara otra difícil campaña

El sector orujero encara otra difícil campaña

El sector orujero encara otra difícil campaña, para la que prevé unas pérdidas de 50 M€ (5 € por cada tonelada de procesado de alperujo) y un nuevo colapso de las orujeras, como ocurrió en el curso 2018/2019, cuando se registró una producción aceitera récord en España. "Ante este convulso contexto" -se explica-, Juan de Dios Gálvez -miembro de la familia propietaria del grupo granadino Aceites Sierra Sur- ha sido reelegido como presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Aceite de Orujo de Oliva (Aneo). "Presentó su candidatura a la reelección, que fue apoyada de forma unánime por todos los presentes, con un fin claro: luchar todo lo indecible para la recuperación del sector orujero, lo que permitirá al resto del sector oleícola funcionar de forma eficiente. Porque el sector orujero no es el problema, es la solución”.

De hecho, las plantas orujeras (de extracción del aceite de orujo) constituyen la única vía de salida del subproducto (alperujo) generado en el proceso de molturación de la aceituna y producción del aceite de oliva. "En la campaña 2018/2019, hubo que cerrar las puertas, al llenarse las balsas de las orujeras y, en consecuencia, en algunas zonas, las almazaras también tuvieron que dejar de trabajar algún día", recuerda Joaquín López, director de Aneo.

A ese posible exceso de mercancía, se suma la difícil situación de los precios del aceite de orujo, que "no compensan ni los costes de producción. A estos, el productor de orujo tiene que sumar los gastos de transporte y el pago de la materia prima. Hace tres o cuatro años, el precio del aceite de orujo en crudo estaba en 1,9 €/kg y hoy se sitúa en 0,6 €/kg. El otro negocio que tienen las orujeras, la venta de la biomasa, también ha perdido rentabilidad. En 2016, la tonelada de orujillo se pagaba a 40 €/t y hoy, a 20 €/t", traslada el directivo a Alimarket. La situación de precios se agrava también esta campaña para las refinerías de aceite de orujo, el eslabón de actividad posterior a la extracción, integrado en España por solo 7-8 refinerías.

Esos datos sobre las pérdidas sectoriales, de 50 M previstas por el sector orujero para la campaña 2020/2021, proceden de un estudio realizado por Juan Villar Consultores, que señala un "potencial colapso financiero y operativo de las orujeras. En la actualidad, las 54 plantas de procesado de alperujo desempeñan su actividad teniendo como ingresos tres aspectos fundamentales: la venta del aceite de orujo, el hueso y el orujillo. Las actuales cotizaciones en origen de los tres productos resultan ser de las más bajas de la historia del sector. Este año, la labor de recepción y procesado de alperujo resultaría deficitaria, sin posibilidad alguna de poder incidir en el precio de los aceites producidos, quedando en pérdidas y a merced del comportamiento del mercado. Dicha situación se agrava aun más, pues al tratarse de una campaña en la que es muy probable se produzca una ruptura de flujo por elevado volumen, se generaría el efecto contrario al dado en economías de escala. Es decir, cuanto más se procese mayores serán las pérdidas que sufra el sector", recoge dicho estudio.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters