Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El consumo de bebidas espirituosas se contrajo un 49% en 2020

Se perdieron 1 de cada 3 consumiciones, según datos de Espirituosos España

El consumo de bebidas espirituosas se contrajo un 49% en 2020

El pasado 2020 pasará a la historia como “el peor año de la historia del sector de bebidas espirituosas”. Así lo ha puesto de manifiesto Bosco Torremocha, Director Ejecutivo de Espirituosos España (FEBE) en la presentación del Informe Socioeconómico del sector en 2020, que pone sobre la mesa datos objetivos que sostienen esta afirmación como las caídas de entre el 30% y el 50% en el consumo, que llegan a alcanzar hasta el 80% en casos singulares, dependiendo del nivel de exposición a la hostelería y al turismo. Entre los datos ofrecidos por la asociación en su Informe Socioeconómico de 2020, destaca la pérdida del 33% de media en la comercialización de bebidas espirituosas -frente a las caídas del 12% y 18% experimentadas por cervezas y vinos-, convirtiéndose en el subsector más afectado dentro del sector de bebidas. Del volumen global de bebidas comercializado en España el año pasado, los spirits supusieron sólo el 3%, mientras el 76% correspondió a cervezas y otro 21% a vinos.

Con todo, el sector confía que 2021 sea “un año de transición y que, a partir del segundo semestre del año, se empiecen a ver números positivos” en palabras de Torremocha, que apunta “no existen precedentes de un desplome similar en el sector. Nuestra estrecha vinculación con la hostelería y el turismo, los dos sectores más afectados por la crisis, ha provocado una caída estrepitosa y la pérdida de una de cada tres consumiciones. Nuestras previsiones señalan que a partir de 2022 debería iniciarse la recuperación con la reapertura del ocio y el regreso del turismo, siempre que los Fondos Next Generation lleguen verdaderamente al sector”. En este sentido, los principales operadores del sector confían que 2021 y 2022 puedan ser los años de la recuperación, con “una gran oportunidad para convertir el sector en más sostenible, más digital y más experiencial”, si bien no contemplan recuperar los niveles pre-covid hasta finales de 2023 ó principios de 2024.

Casi 65 M de turistas dejaron de visitarnos

Los pésimos resultados del sector de bebidas espirituosas serían consecuencia, como no podía ser de otra manera, del cierre de la hostelería y las posteriores restricciones al canal, unidas a la pérdida de 64,5 M de turistas. En este caldo de cultivo, se habrían dejado de poner en el mercado 67 Ml de bebidas espirituosas, alcanzando una comercialización anual de 141 Ml en 2020 frente a los 210 M comercializados un año antes. Un fuerte impacto que no habría sido amortiguado de ninguna manera por el ligero trasvase del consumo hacia los canales de alimentación y comercio electrónico. De hecho, las ventas en el primero de ellos sólo crecieron un 5% en términos absolutos con respecto al ejercicio previo.

La hostelería reduce casi a la mitad su aportación al mix de canales

La pandemia ha impuesto un cambio en el mix de canales de ventas de bebidas espirituosas, lo que supone también la pérdida de valor añadido. En 2019 las ventas en horeca representaban el 62%, mientras en 2020 quedaron reducidas al 37%. Mientras tanto, las ventas en alimentación supusieron el 38% del total en 2019 y alcanzaron el 63% el año pasado. “En ningún caso, el aumento que han podido tener las ventas en la alimentación ha compensado las pérdidas de la hostelería, que representaban para la mayoría de las empresas, la venta de 7 de cada 10 botellas” nos trasladan desde Espirituosos España.

Caídas a doble dígito en todas las categorías

Todas y cada una de las categorías incluidas en bebidas espirituosas habrían registrado caídas a doble dígito que superan el 25%, situándose entre las más afectadas tequila (-53,7%), vodka (-48,2%), ginebra (-36,5%), ron (-33,3%), brandy (-29,8%), licores (-29%) y whisky (-28,9%).

Si atendemos a los datos de comercio exterior, el 19% de la producción nacional de bebidas espirituosas en 2020 se destinó a exportaciones, lo que supuso un 21,4% menos que en el curso previo, con una pérdida de 172 M y comportamientos muy negativos en prácticamente todas las categorías.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters