Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La distribución mueve ficha contra el desperdicio alimentario

La distribución mueve ficha contra el desperdicio alimentario

AECOC ha promovido la IV Semana contra el Desperdicio Alimentario, coincidiendo con que el 29 de septiembre es el día en que, a nivel internacional, se fomenta la sensibilización para poner en valor los alimentos y tratar de evitar su pérdida. A la celebración se han unido distintas entidades públicas y privadas de distintos sectores para paliar los efectos que supone la destrucción de alimentos que todavía están en buen estado. Y es que la Comisión Europea estima que 89 Mt de comida se desperdicia cada año en la Unión Europea, produciéndose el 42% del mismo en los propios hogares. Al mismo tiempo, tal y como apunta la ONU, una de cada nueve personas en el planeta pasa hambre y sufre desnutrición. Además, el desperdicio alimentario conlleva graves consecuencias ambientales, como el agotamiento de las tierras de cultivo, deforestación, así como elevados niveles en el consumo de agua, energía y generación de residuos, que tienen un efecto negativo en el cambio climático y calentamiento global. Dentro de este objetivo de lograr reducir al mínimo el desperdicio alimentario tienen mucho que decir las empresas de distribución, que han trabajado de forma constante en los últimos años en ejecutar distintos planes para avanzar en este sentido.

El Corte Inglés y Consum desarrollan acciones especiales en sus supermercados

Entre las compañías que se han unido a la propuesta lanzada por AECOC se encuentra El Corte Inglés que ha llevado a cabo distintas acciones especiales centradas en sensibilización e información a clientes y empleados, a través de cartelería, megafonía, intranet, web comercial y redes sociales. Estas acciones surgen como parte del Plan que la compañía tiene sobre desperdicio alimentario, cuyos objetivos están centrados en tres líneas principales: prevención, redistribución y concienciación. Entre las diversas actuaciones destaca la redistribución de alimentos, especialmente a través de donaciones a diferentes entidades, así como a las soluciones para su valorización, sobre todo alimentación animal o generación de biocombustibles. Todo ello va acompañado de acciones de concienciación y sensibilización sobre la necesidad de reducir el desperdicio alimentario, fundamentalmente en el ámbito doméstico. El Corte Inglés logró evitar así en el ejercicio 2020 el desperdicio de más de 1.700.000 kilos de alimentos que, siendo seguros para su consumo, no llegaron a comercializarse.

Consum también ha participado, un año más, con la IV Semana contra el Desperdicio de AECOC, para sensibilizar a sus clientes mediante la emisión de mensajes por la megafonía en sus supermercados, sobre el aprovechamiento de los alimentos para que no acaben en la basura, promoviendo una compra responsable. En 2020, la cooperativa donó más de 7.108 t de alimentos provenientes de los supermercados, plataformas y escuelas de frescos, cifra que supone un 3% más que en 2019, con un valor de 19,1 M€. Estas donaciones ayudaron a paliar, mayoritariamente, los efectos de la crisis derivada de la Covid-19. Este proyecto de donaciones se realiza a través del programa Profit dentro de su Plan de Prevención del Desperdicio Alimentario. De febrero a agosto de 2021, Consum ha donado 5.051 t de alimentos, un 24% más respecto al mismo periodo de 2020.

Lidl certifica su sistema de gestión contra el desperdicio alimentario

Lidl también ha movido ficha para aumentar su compromiso contra el desperdicio alimentario y acaba de lograr la certificación de Bureau Veritas sobre el sistema de gestión para minimizarlo en todas sus tiendas y centros logísticos de España. Entre las medidas de carácter preventivo de Lidl destaca su planificación y gestión de su surtido, a través de un sistema automatizado para realizar los pedidos que abastecen sus tiendas y permiten optimizar las cantidades de mercancía presentes en sus lineales en función de su rotación. Con ello, se garantiza que los establecimientos tienen siempre los artículos que se venderán, minimizando al máximo el stock de producto sobrante tanto en la sala de ventas como en los almacenes. Además, la compañía lleva a cabo un control diario de fechas, aplicando entre un 30% y 50% de descuento en artículos cuya fecha de retirada de sus lineales sea próxima, potenciando así su venta.

La enseña cuenta también con recursos post-venta, buscando una salida para aquellos productos que generalmente se encuentran próximos a su fecha de caducidad y carecen de valor comercial no siendo, en consecuencia, aptos para su venta, pero sí para su consumo. Al respecto, de forma permanente y continuada a lo largo del año, Lidl dona productos en el 75% de sus tiendas cooperando con unas 40 ONG locales, con el firme compromiso de seguir aumentado sus colaboraciones hasta cubrir el 100% de sus centros de venta hasta finales de 2021. Solo en el último año, la compañía donó más de 2 millones de kg de alimentos. Asimismo, busca una segunda vida para el excedente de determinados productos como su carne, que se destina a harinas para petfood, biogás o valorización energética, evitando así más desperdicio.

Grupo MAS amplía su alianza con Too Good To Go

Grupo MAS ha reafirmado su apuesta por la sostenibilidad y el aprovechamiento de recursos con el objetivo de dar una segunda oportunidad a los excedentes de alimentos y reducir los despercidios y para ello mantiene una alianza con Too Good To Go. De esta forma, se busca dar una nueva oportunidad a los excedentes de comida que no se hubieran vendido antes de la hora del cierre.

Esta aplicación se había implantado en 35 de sus establecimientos de alimentación y hostelería, si bien en 2021 se ha extendido a 52 negocios del grupo, y desde esta semana ya está disponible en la totalidad de Supermercados 'MAS', 'MAS&Go' y establecimientos de hostelería, facilitando así a sus clientes el acceso a los packs de comida en 87 puntos repartidos por Andalucía y Extremadura. Además, a finales del mes de octubre se pondrá en marcha en los establecimientos 'Cash Fresh', la enseña del ahorro de la compañía, que cuenta con 75 tiendas. Gracias a esta asociación han conseguido salvar hasta la fecha un total de 15.000 packs de comida que se traducen en 37 toneladas de C02 no emitidas a la atmósfera, el equivalente a dar 7 vueltas alrededor de la tierra en avión.

Aldi apuesta por descuentos en los productos con caducidad próxima

Aldi ha evitado el desperdicio de 1.670 t de productos perecederos de sus lineales desde principios de año, a través de diversas medidas entre las que destaca el descuento del 30% en los productos con fecha de caducidad próxima. Del total de productos ahorrados, el 50% corresponden a carne y pescado fresco y el 23% a fruta y verdura, en concreto, han sido más de 1.250 t de productos frescos. Además la compañía asegura el abastecimiento de sus productos a través de un inventario diario que se adapta a la demanda y a las necesidades de consumo de sus clientes y con la optimización de los procesos logísticos para evitar el desperdicio o la pérdida de calidad durante el transporte. Por otro lado también apuesta por el rediseño de los envases para prolongar la vida útil del producto.

En comparación con el año pasado, y gracias a la optimización de los procesos y la mejor precisión en los cálculos de la demanda y la gestión del stock, la compañía ha conseguido reducir la venta de productos con fecha de caducidad próxima en un 7%. Aparte, Aldi dona alimentos a más de 160 entidades locales y regionales en España con el objetivo de evitar el desperdicio de alimentos. En concreto, la cadena de supermercados colabora con una amplía variedad de organizaciones, entre las que destacan bancos de alimentos, comedores sociales, puntos de distribución de alimentos y entidades de distribución solidaria de alimentos. La compañía tiene el objetivo de colaborar en cada uno de sus supermercados, como mínimo, con una entidad social local con el propósito de contribuir significativamente con las comunidades en situación de vulnerabilidad de las poblaciones en las que está presente y sus alrededores.

Eroski colabora con entidades sociales, apuesta por la economía circular y pone en valor las frutas "feas"

Durante los seis primeros meses del año, Eroski, a través de su programa Desperdicio Cero, ha donado 1.400 t de alimentos a personas en situación vulnerable en colaboración con más de 100 entidades sociales, lo que equivale a entregar más de 4 M de comidas. Para llevarlo a cabo, Eroski colabora con la Federación Española de Bancos de Alimentos -desde 1996-, así como con Cáritas, Cruz Roja, Asociación Reto a la Esperanza, entre muchas otras entidades sociales que ayudan a colectivos desfavorecidos y personas en riesgo de exclusión. Además, la compañía lleva a cabo iniciativas de economía circular para dar una segunda vida a aquellos productos que ya no pueden ser destinados a un consumo humano y ha apostado por la comercialización de frutas y hortalizas llamadas “feas”, por su aspecto o por su tamaño. Durante el primer semestre, ha distribuido alrededor de 300 toneladas de frutas y verduras feas. Otras de las acciones llevadas a cabo son los descuentos en productos próximos a su fecha de caducidad o consumo preferente y la donación de alimentos no aptos para el consumo humano, pero sí animal a refugios y zoológicos. Estas dos actuaciones principales contra el desperdicio alimentario que se desarrollan en tienda han permitido evitar la pérdida de 13.600 toneladas.

En otro nivel, Eroski participa en proyectos de innovación europeos para buscar nuevas utilidades a residuos alimentarios y avanzar así hacia la economía circular. En este ámbito se enmarcan proyectos como 'Life Citruspack' para buscar estrategias de revalorización dentro de la economía circular con el objetivo de aprovechar las fibras naturales de peladuras y cascaras de cítricos para elaborar con ellas botellas de zumo y envases para cosméticos compostables y biobasados. Otro ejemplo es el proyecto 'Nutraceutical Omnium' junto con Ausolan, Gaiker IK4, Basque Culinary Center e ISEA financiado por el programa 'Hazitek 2020' y que tiene por objetivo la producción de suplementos dietéticos a partir de las sustancias naturales presentes en los desperdicios de los alimentos.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters