Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

El socio financiero, compañero de viaje en el nuevo ciclo

El socio financiero, compañero de viaje en el nuevo ciclo

La crisis económica de 2007 fue un duro golpe para todos los sectores, pero especialmente para el de la construcción. Solo restan la mitad de los 600.000 empleos que tenía esta industria y las empresas se han reducido de 47.000 a 35.000. Superada la profunda crisis, y ante un mayor número de recursos y una reducción de la incertidumbre, las compañías de materiales para la construcciónnecesitan apostar por la inversión para continuar creciendo. En la actualidad, la entrada de un socio financiero que les aporte nuevos recursos es una alternativa para afrontar este nuevo ciclo. De hecho, dentro del sector ha sido una de las palancas claves de crecimiento incluso durante la crisis.

Las empresas de los materiales de la construcción tuvieron que buscar nuevas formas de dar impulso a su negocio y adoptaron distintas estrategias. En general, las exportaciones han sido su salvavidas. En este punto es donde los socios financieros jugaron y juegan un papel fundamental. Su respaldo puede resultar clave, tanto en la búsqueda de nuevos nichos de mercado como en la especialización, aportando el tamaño y el acceso a nuevas áreas geográficas, tan necesarios para crecer y consolidarse en el sector.

Los socios financieros también son claves en el desarrollo de la innovación - ya sea en productos, servicios o procesos - uno de los medios para lograr competitividad y eficiencia. Contar con una visión de futuro para adaptar el producto a las necesidades de los clientes es cada vez más importante ante la demanda de materiales que aporten valor añadido y sean diferenciales.

Adicionalmente, cabe tener en cuenta que el tamaño de las compañías es un condicionante importante en cuanto a las inversiones. La financiación resulta más complicada para empresas de menor tamaño, ante las que los bancos se muestran más reacios, por lo que en este aspecto los socios financieros se convierten también en una buena alternativa.

Dicho esto, los inversores financieros no son la panacea, no son todos iguales ni son la solución para todos. En muchos casos, su entrada obliga a las empresas familiares a cambiar su forma de gestionar el negocio. Las bondades, exigencias y restricciones tienen que ser analizadas en su conjunto.

En cualquier caso, es importante que las compañías españolas se acerquen a la mentalidad anglosajona y valoren la venta como una posible buena opción. El hecho de que quieran comprar tu compañía no debe tener una lectura negativa. De hecho, tendría que ser motivo de orgullo, ya que significa que está bien valorada en el sector.

Si bien es cierto que crecer conlleva riegos, en la actualidad es una de las escasas alternativas para mantener un buen posicionamiento en el sector de los materiales de construcción. En muchos casos asumir dichos riesgos ha sido la manera de seguir siendo una empresa familiar. Y es que, solo los que apostaron por crecer han sobrevivido a la crisis. Adaptarse al entorno económico y conseguir afianzar el crecimiento es fundamental para evitar la desaparición. Crecer da más capacidad financiera y permite crear equipos o departamentos que estén vinculados a la innovación, el marketing y la exportación para poder posicionarse como empresas más competitivas. En definitiva, dar la entrada a un socio financiero para poder invertir y crecer puede resultar un factor determinante para la profesionalización de las estructuras de las compañías y colocar a la empresa en una buena posición dentro del sector.

En este sentido, que una compañía cuente con un buen know-how supone una ventaja frente a los competidores y será más atractiva a la hora de buscar un socio. Contar con un valor diferencial, capacidad de exportación, mentalidad de crecimiento, innovación y un producto o servicio de calidad, también son factores que determinan el interés de los socios financieros. Esto es fundamental en el caso de las empresas de menor tamaño, para las que es más complicado lograr financiación y tienen que resultar atractivas con su manera diferencial de hacer las cosas.

Es innegable que la inversión es imprescindible para desarrollar ese crecimiento y en este momento el sector de los materiales de la construcción es muy atractivo para inversores, ya que se encuentra en una fase inicial de recuperación del ciclo. Las compañías deben valorar su plan estratégico en este nuevo contexto porque el momento de vender o dar entrada a nuevos socios podría ser ahora; dejarlo para mañana podría ser demasiado tarde.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters