Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Carlyle pone en venta "activos no estratégicos" de Codorníu

Carlyle pone en venta activos no estratégicos de Codorníu

La consultora española especializada en grandes fincas, empresas e inversiones Lançois Doval ha informado en un comunicado que el grupo norteamericano Carlyle (propietario de la mayoría accionarial de Codorníu) le ha encargado la venta de "diferentes activos inmobiliarios emblemáticos considerados no estratégicos".

Se trata de Masía Bach, en San Esteve de Sesrovires, y Cavas Rondel, en Cervelló (ambas en la provincia de Barcelona), de las cuales Robert Menetray, CEO de Lançois Doval, ha asegurado que son "propiedades únicas por características y situación", que pueden ser utilizadas como bodega, como sede de una corporación empresarial e incluso como "hotel de lujo".

Masía Bach, obra del arquitecto José María Sala, se construyó en 1918 con la doble función de residencia particular y bodega. La superficie total construida es de 3.000 m2, con un edificio principal de cuatro plantas cuadradas, al que se une un anexo donde se encuentran la capilla, la nave y las cocheras, formando un patio interior frente a la entrada principal de la Masía.

La superficie de la parcela que ocupan las bodegas es de 48.400 m2 y dispone de línea de embotellado con capacidad para 8.000 botellas/hora, si bien desde 2013 no se utiliza como bodega, dado que ese año Codorníu trasladó su producción, marcas y plantilla a otras bodegas del grupo.

En cuanto a Cavas Rondel, fundada en 1949 en Cervelló, fue construida por Lluis Bonet i Garí (discípulo de Antoni Gaudí), con 24.000 m2 en planta y más de 43.000 m2 en sótanos y bodegas.

Bilbaínas, a punto de salir de Bolsa

Carlyle, propietario del 68% de Codorníu, ya había anunciado "ajustes" (incluyendo un ERE para una parte de la plantilla) para desarrollar su nuevo plan estratégico a cinco años, cuyo objetivo es "recuperar el crecimiento histórico de la compañía", focalizando los recursos en la "adecuación del negocio y en el crecimiento y construcción de las marcas de mayor valor".

Así, tras la fusión con Gleva Cellars (cuyo consejero delegado, Ramón Raventós Basagoiti, ha sido nombrado CEO del nuevo Codorníu), está previsto que se apruebe, en la próxima junta general de accionistas prevista para el 1 de julio, la exclusión de cotización de la filial riojana Bodegas Bilbaínas de la Bolsa de Bilbao, después de que Carlyle se haya hecho con el 97,96% del capital de la compañía.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters