Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

Calvo hace de la sostenibilidad el eje de su negocio

Calvo hace de la sostenibilidad el eje de su negocio

Grupo Calvo pretende hacer de la sostenibilidad de su actividad el eje estratégico de su negocio, para lo cual ha desarrollado una serie de 17 compromisos en tres campos que pretende alcanzar antes de 2025, al tiempo que ha hecho público su sello de compromiso responsable, con el que identificará sus avances en esta materia.

Entre todos los propuestos destaca el vinculado a las materias primas, que procederán en su totalidad de pesca responsable y sostenible, cumpliendo una de las tres condiciones: atún certificado por la MSC o como APR (atún de pesca responsable), que esté incluido en un proyecto de mejora de pesquerías (FIP), que provenga de pesca artesanal o selectiva (Pole&Line) o que se haya pescado sin el uso de dispositivos FAD. A esto se suma un compromiso en materia de transparencia, de forma que el 100% del producto pesquero debe ser trazable a lo largo de toda su cadena de valor.

Actualmente, según la memoria presentada por grupo Calvo para el ejercicio 2018, el 81,6% de las compras de atún realizadas a terceros proviene de proveedores incluidos en el Proactive Vessel Register (PVR) de la ISSF (International Seafood Sustainability Foundation), un registro público y voluntario que audita que los barcos sumplan con unos criterios básicos de sostenibilidad. A esto se suma que en 2018 se incrementaron las compras de atún sin el uso de FAD y el 39,4% del atún empleado en las fábricas de España y El Salvador estaba también certificado como APR.

En cuanto al sello MSC, actualmente tan solo dos de las referencias del catálogo que Calvo comercializa en España (atún claro ECO y ensaladas ECO, ambas lanzadas en 2018 ) incluyen actualmente esta certificación.

En el área medioambiental, además de las propuestas realizadas para reducir el consumo de agua y energia por tonelada, ha multiplicado su apuesta por la economía circular, de forma que, en el horizonte de 2025, el 95% de los productos que se pongan en el mercado deberán ser reciclables y el 85% de los materiales utilizados en sus procesos de elaboración de productos tienen que tener un origen reciclado o certificado como sostenible.

Este compromiso se suma al de residuo 0 alcanzado en 2018, orientado a segregar y valorizar los residuos y en el que tienen un papel fundamental las actuaciones que realizan las dos plantas de bioproductos que gestiona en El Salvador y Brasil.

Por último, en su apartado “personas” pretende elevar el porcentaje de mujeres en el comité de dirección (pasando del 20% actual al 30%) y aumentar, entre otros, el número de horas de formación anual por empleado respecto a las 24 horas actuales.

Todos estos compromisos estratégicos se incorporarán a su modelo de negocio actual, en el que, tal y como indica Calvo, la gestión responsable, el suministro sostenible, el desarrollo de marcas y mercados, las personas, la excelencia operacional y la innovación son sus puntos claves. Todo ello, con el objetivo de aumentar y consolidar sus ventas, cifradas en 583 M€ en 2018, tras haber cedido un 5,7% en el ejercicio, y mejorar su rendimiento, tras haber logrado en el último ejercicio un Ebitda de 39,4 M€.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters