Este sitio hace uso de cookies propias y de terceros para analizar ciertos hábitos durante su navegación y ofrecerle publicidad adaptada a sus intereses. Al seguir navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.

Aceptar
Abrir menú

La Audiencia imputa a Ricardo Currás y otros exdirectivos de DIA por manipular las cuentas

La Audiencia imputa a Ricardo Currás y otros exdirectivos de DIA por manipular las cuentas

La Audiencia Nacional ha citado como investigados, por administración desleal y fraude en las cuentas de DIA de 2017, a Ricardo Currás, consejero delegado del grupo hasta agosto de 2018, al exdirector ejecutivo de Portugal y corporativo de servicios, Amando Sánchez Falcón, al exdirector comercial, Luis Martínez Gallardo, al exdirector corporativo de compras, Juan Cubillo, y al exdirector financiero, Antonio Arranz Martín, así como al auditor de KPMG, Carlos Peregrina, que revisó las cuentas investigadas. Además, se han citado como testigos a Miguel Ángel Iglesias Peinado, exdirector jurídico y exconsejero del grupo cotizado, y a Susana Pagés de la Peña, que fue directora general de Red Libra, una sociedad creada entre DIA y Eroski para realizar compras conjuntas y que acabó disolviéndose a instancias del grupo vasco.

El magistrado de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción 6 de la Audiencia Nacional, Alejandro Abascal, investiga un presunto fraude por el que se habrían engordado los números de la compañía en 2017 mediante "prácticas irregulares" que supusieron un incremento ficticio del ebitda de 51,8 M€ (sobre un total de 69,7 M), según el auto al que ha tenido acceso Alimarket. En este se explica que "para la consecución de los objetivos propuestos para el ejercicio 2017, dado que las cifras propias del ejercicio no alcanzaban los mismos y se produciría un importante descenso en la cifra del ebitda, Currás ideo un plan -que en parte implicaba la utilización de prácticas irregulares previas- para alterar ciertas magnitudes con reflejo directo en el ebitda". Según el auto estas actuaciones "le proporcionaban una apariencia de sólida gestión y alcanzar el cobro del variable por objetivos (que en el ejercicio 2016 había sido de 616.620 €)". La investigación detecta cuatro de esas prácticas que imputa directamente a Ricardo Currás. En concreto, previsión de ingresos no justificados procedentes de negociación con proveedores por importe de 6,3 M; una incorrecta contabilización de ingresos derivados de cargos de proveedores de marca propia que asciende a 21,7 M (realizados a través de Red Libra); la eliminación no justificada de la provisión de facturas pendientes de recibir, por 18,3 M y el pago de bonus y gratificaciones al personal no provisionados de hasta 5,5 M.

El auto también explica que se han detectado prácticas irregulares en la filial DIA Brasil, quedando excluidas las cabeceras de Portugal y Argentina. En el caso concreto de Brasil, ante una previsible bajada del negocio de entre un 9% y un 25%, desde la dirección financiera de España se ejercieron "fuertes presiones para que se mejorasen tales resultados previsibles". En este caso, el entonces director ejecutivo en el país, Freddy Wu (también investigado), "impartió órdenes (...) para que los resultados finales fuesen en apariencia mejor que los reales, alterando con ello la imagen de la filial, con el conocimiento y aquiescencia del también investigado Antonio Coto" (exCEO de DIA, tras Ricardo Currás).

Tras la salida forzada de Currás de la compañía, el grupo anunció en octubre de 2018 que reformulaba las cuentas del ejercicio anterior y las enviaba a la fiscalía. DIA entraba entonces una de sus etapas más convulsas, que ha supuesto además de la mayor crisis financiera de su historia, el cambio de propiedad, ahora en manos del empresario ruso Mikhail Fridman, que controla el 75% del capital a través de LetterOne. Para revertir la situación, el grupo ha llevado a cabo el cierre de las tiendas menos rentables, lo que ha supuesto en el caso de España bajar la persiana de más de 400 establecimientos durante 2019. En paralelo, LetterOne prepara un plan de choque para la compañía centrado en seis puntos: nueva propuesta de valor comercial -posiblemente, mejorar la marca propia-; reajuste de precios y promociones; estrategia de red de tiendas adecuada; reclutar nuevo liderazgo -entre sus nombramientos más recientes destaca el de Balsola Vallés como consejera- y desarrollar el talento interno; mejorar la ejecución de operaciones minoristas; e invertir en la marca y en marketing.



Compartir por e-mail

Recibe nuestras Newsletters

¿Ya estás registrado? Gestionar sin cuenta Alimarket

Marca los sectores que te interesan y recibirás una newsletter diaria con los titulares de las principales noticias

<

Gestiona tus preferencias a nuestras Newsletters

Recibirás un mail de acceso para gestionar tus preferencias de newsletters